• |
  • |
  • END

La cancillera hondureña Patricia Rodas arribó al mediodía al Aeropuerto Augusto C. Sandino con el presidente mexicano Felipe Calderón. En sus declaraciones a los medios de comunicación, dijo que había salido de Honduras gracias a las gestiones de México.

Rodas aseguró que el gobierno del presidente Manuel Zelaya continuará su agenda gubernamental.

Agregó que el gobierno de Zelaya “está en acción, en pleno goce de su poder, cumpliendo las tareas de cancillería y gobernando al lado de nuestro pueblo”. También dijo que continúan las tareas de la cuarta urna y la consulta popular.

Arias se jacta de no tener ejército

Antes había llegado el Presidente de Costa Rica, quien se jactó de gobernar un país que según él no tiene ejército. “Para eso sirven los ejércitos, para los golpes de Estado”, dijo el mandatario costarricense, al tiempo que rechazó al presidente juramentado el domingo por el Congreso hondureño.

Oscar Arias, sus homólogos de Centroamérica, México y el Caribe fueron recibidos ayer en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, donde todos expresaron su rechazo al golpe contra Zelaya Rosales.

Arias arribó al país a las 11:30 de la mañana, y declaró que lo que está aconteciendo en Honduras es un retroceso para la democracia de Centroamérica.

El recién juramentado presidente de El Salvador, Mauricio Funes, también rechazó enérgicamente la expulsión de Manuel Zelaya de Honduras.

Explicó que algunas de las medidas diplomáticas para restablecer a Zelaya en la presidencia son retirar a los embajadores centroamericanos de Honduras, y expulsar al gobierno de todos los organismos nacionales, internacionales y de integración, es decir, aislar a Honduras mientras no se restablezca el orden constitucional.