Leyla Jarquín
  •  |
  •  |
  • END

El encargado de negocios de Holanda en Nicaragua, Hans Wessels, expresó ayer a medios internacionales que su país espera saber de parte del Gobierno del presidente Daniel Ortega las condiciones en que se darán las elecciones nacionales de 2011, específicamente en lo relacionado a la observación internacional, para luego decidir sobre el desembolso de la ayuda que el Grupo de Apoyo Presupuestario congeló tras los comicios municipales de 2008.

“Estamos esperando respuestas del Gobierno (de Managua), acciones claras en términos de las futuras elecciones”, dijo Wessels respecto de las condiciones en que se llevarán a cabo las futuras elecciones presidenciales, y enfatizó el interés en “conocer algunos pasos, por ejemplo, si habrá observación internacional”.

Holanda es miembro del GAP

Holanda es miembro del Grupo de Apoyo Presupuestario, GAP, formado por varios países que aportan fondos de cooperación al presupuesto de Nicaragua y que, a raíz de las cuestionadas elecciones municipales de noviembre de 2008, congeló el desembolso de ayuda por unos 93 millones de dólares.

El GAP está integrado, además, por Alemania, Dinamarca, Finlandia, Noruega, Suecia, Suiza, Reino Unido, Japón, la Unión Europea, UE, y organismos multilaterales.

Wessels dijo que para su país son importantes la transparencia, el diálogo y la gobernabilidad, aunque indicó que no van a “dictar nada por respeto a la soberanía” de Nicaragua.

Además, mencionó que Holanda sigue manteniendo programas de cooperación a través de Organizaciones No Gubernamentales, ONG, el sector privado y en carácter bilateral con el Gobierno, pero no precisó montos.

Después de que las elecciones del pasado nueve de noviembre fueran señaladas de fraudulentas a favor del partido de gobierno, la Unión Europea también congeló un desembolso de 31.7 millones de dólares y Estados Unidos canceló una ayuda equivalente a 64 millones de dólares que sería entregada a través del programa Cuenta Reto del Milenio, dirigido al occidente del país.