•  |
  •  |
  • END

La Corte Centroamericana de Justicia podría dirimir el conflicto que atraviesa Honduras en caso que una de las partes presente una demanda, asegura el magistrado de esta instancia regional, Alejandro Gómez Vides.

Gómez Vides, representante de El Salvador en la Corte, sostiene que a pesar de que el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) condenó el golpe de Estado en Honduras, pronunciándose a favor del depuesto presidente Manuel Zelaya, esta instancia, por ser meramente jurídica, tiene la facultad de resolver dicho conflicto.

“El SICA es un organismo político, nuestra óptica es diferente, tenemos que basarnos en los alegatos jurídicos”, agrega Gómez Vides, quien considera que si las partes quieren resolver la crisis a través de las vías jurídicas pueden acudir a la Corte, y si es por las políticas, hacer lo que ya han hecho.

Recuerda el caso Bolaños

Según el magistrado, el caso “podría ser parecido” al ocurrido en Nicaragua durante la administración de Enrique Bolaños, cuando hubo un conflicto de poderes, pero que al final, la Corte no resolvió.

Hasta la fecha ninguna de las partes ha demandando, sin embargo, en caso que alguna e ellas lo haga, la Corte primero deberá cerciorarse de que la demanda cumpla con los requisitos. Las sentencias de la Corte Centroamericana de Justicia son de ineludible cumplimiento.

“Se resuelve dialogando también”

Gómez Vides evitó entrar en detalles sobre los alegatos que podrían presentar una parte y la otra argumentando que existe la posibilidad de que la Corte vea el caso y que él tendría que fallar.

Sin embargo, el magistrado es partidario de que el conflicto hondureño se resuelva a través del diálogo. “Yo soy partidario del diálogo”, agrega.

“Aquí sólo hay dos caminos: o la negociación tiene éxito o fracasa”, dice Gómez Vides. Este fin de semana las comisiones que representan al gobierno de facto y al depuesto retomarán las pláticas en San José, Costa Rica, con el propósito de buscar una salida a la crisis hondureña.

A finales de junio el presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, fue expulsado de su país a través de un golpe militar y fue llevado a Costa Rica. La Corte Suprema de Justicia de ese país emitió una orden de captura contra Zelaya, y la Fiscalía lo acusó por más de diez delitos. El Congreso eligió a un nuevo presidente y éste es quien ejerce las funciones actualmente.

Organismos como las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos, OEA, el SICA y la Alternativa Bolivariana para las Américas, ALBA, condenaron el golpe de Estado.