• |
  • |
  • END

El diputado liberal ante la Asamblea Nacional Francisco Aguirre Sacasa, considera que el presidente Daniel Ortega dio el primer paso para solucionar la crisis entre el Poder Legislativo y el Ejecutivo. “(El presidente Ortega) está buscando una solución a la crisis, y yo también la ando buscando”, aseveró Aguirre.

Aguirre Sacasa se reunió el sábado con el mandatario para abordar tópicos diversos de interés común. “Hablamos de que es importante tomar medidas para que todo sea como antes. Él tomó nota de mi posición y yo de la de él”, dijo el legislador, también presidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto del Parlamento.

A pesar de las buenas relaciones que Aguirre Sacasa está cultivando con el mandatario para que se lleve a buen término la aprobación del Presupuesto General República (PGR), negó que será el interlocutor entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo, y que tratará de convencer a sus colegas para que aprueben un presupuesto “responsable”.

El temor de Ortega
“El presidente (Daniel Ortega) está sumamente preocupado por la aprobación del Presupuesto (General de la República), porque si no se aprueba, podemos salir del programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y se acaba la ayuda (presupuestaria)”, expresó.

El diputado insistió en aclarar que su preocupación por la estabilidad en Nicaragua fue lo que lo motivó a reunirse con el mandatario. “El punto número uno de la Asamblea Nacional indiscutiblemente tiene que ser la discusión sobre el presupuesto nacional sobre lo que ya se venía consensuando en la Comisión Económica, y en torno a eso hemos hablado como nicaragüenses”, dijo Ortega a los medios oficiales cuando terminó la reunión.

Soluciones
Para el diputado, la crisis entre los dos poderes del Estado sólo se resolverá dialogando. Aguirre considera que una de las personas que es parte de la solución es Arnoldo Alemán. “Él tiene capacidad de influencia entre los magistrados de la Corte (Suprema de Justicia) y puede incidir para que sesionen”, afirmó.

Otro de los remedios es que el mandatario reconozca las potestades de la Asamblea Nacional y ambos poderes respeten el principio de independencia consagrado en la Constitución.

Lo que permitirá
“Nunca voy a permitir que se lleve al hemiciclo un presupuesto irresponsable que nos saque del programa con el Fondo (Monetario Internacional). Tampoco mandaré uno bueno si aún hay crisis”, expresó Aguirre.

A finales del año pasado los diputados opositores en la Asamblea Nacional, 52 en total, se negaron a aprobar el PGR luego de iniciada la crisis entre ambos poderes del Estado, originada después de que una sala del Tribunal de Apelaciones de Managua mandó a suspender el proceso de formación de la ley que le quita al presidente de la República la facultad de crear consejos mediante decretos.

Aguirre no le tomó importancia a las críticas de algunos de sus correligionarios, quienes luego de verlo en la televisión junto al mandatario lo atacaron y hasta insinuaron que él podría ser uno de los que supuestamente estaba siendo sobornado por el Frente Sandinista
“Por Nicaragua me reúno con cualquiera”, dijo, y agregó que su partido y en especial Arnoldo Alemán, ya está enterado de los pormenores de la reunión con Ortega, que podría darse nuevamente si así lo decide el gobernante.

Reacciones
Ayer, durante una reunión entre diputados del bloque opositor y panificadores de Managua, los diputados Eduardo Montealegre y Enrique Sáenz se cuidaron de juzgar la participación de Aguirre con Ortega y, en el caso de Montealegre, se limitó a decir que “el 10 de enero el pueblo de Nicaragua conocerá quiénes de los diputados están por la democracia”.