•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Frente Sandinista de Liberación Naciona, FSLN, celebrará este domingo el 30 aniversario de la revolución que acabó con la dinastía de los Somoza, con la vista puesta en consolidar su poder gracias a la inversión en programas sociales.

El gobierno del presidente Daniel Ortega implementa numerosos proyectos para mitigar la pobreza que afecta a casi el 70% de los 5,4 millones de nicaragüenses, los que considera "prioritarios" en su objetivo de devolver a la población derechos que le fueron negados en 16 años de dirigencia liberal.

Programas Hambre Cero, Usura Cero, Calles para el Pueblo, Casas para el Pueblo, Programa Amor, que intenta rescatar a niños de la calle, Misión Milagro, que desarrollan médicos cubanos, y de alfabetización, además de subsidio en pasajes de autobuses, son algunos de los planes sociales más emblemáticos. La mayoría de estos proyectos se desarrollan con fondos nacionales, pero el mayor soporte es la ayuda de Venezuela como parte de los planes de cooperación en la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).

"Hay mucho que celebrar" el próximo 19 de julio para los nicaragüenses que colmarán la plaza de la Fe Juan Pablo II", afirmó el dirigente sandinista Edgardo Cuarezma a la publicación electrónica El 19.

Los nicaragüenses rememoran en esa fecha 30 años de la insurrección popular que derrocó a la dictadura dinástica de la familia Somoza en 1979 y que dio paso al gobierno revolucionario sandinista, que inició transformaciones que se vieron truncadas en 1990 cuando el FSLN fue expulsado del poder en las urnas.

El gobierno de Ortega, quien sostiene que su retorno al poder en 2007 es una segunda etapa de aquel proceso revolucionario, se dispone a declarar a Nicaragua libre de analfabetismo con la reducción de este flagelo del 24,5% a 4% en dos años de gobierno, y a entregar un segundo proyecto de 100 viviendas construidas con apoyo de Venezuela. "Esta es una revolución de la dignidad, una revolución donde vamos recuperando los derechos que nos quisieron arrebatar en 16 años" de gobiernos liberales, ha dicho la primera dama y portavoz del gobierno, Rosario Murillo.

La crisis económica y la suspensión de ayudas al presupuesto nacional por parte de la comunidad donante tras las cuestionadas elecciones municipales de noviembre de 2008, podrían perjudicar esos planes, aunque el gobierno asegura que los ajustes que tenga que hacer no tocarán esos proyectos sociales.

"Creo que el gobierno ha hecho cosas claves, positivas y exitosas" como haber superado los racionamientos de energía que había cuando Ortega asumió y "se nota algún interés" de cumplir lo que dice la Constitución de que la educación y la salud son gratis, señaló el sociólogo Cirilo Otero. Estos son aspectos positivos que resaltar de este gobierno "lo demás es puro discurso (...) lo que están haciendo con lo social es pura limosna a sus partidarios (...) con fines electoreros y clientelismo político, pero no crea mejoras en la sociedad ni plazas nuevas de empleo", apuntó. Son proyectos no sostenibles a largo plazo y los recortes al presupuesto han afectado su desarrollo, aunque el gobierno diga lo contrario, sostuvo Otero.

No todos los que apoyaron la revolución en 1979 están ahora con Ortega e incluso ex sandinistas lo acusan de querer mantenerse a toda costa en el poder. "A todas luces está claro que el 'danielismo' ha decidido no volver a ceder el poder por la vía electoral, no volver a 'equivocarse' y ha cambiado las reglas del juego, según se vio en noviembre de 2008, para asegurarse que, sea como sea que vote el pueblo, el resultado les favorezca", escribió hoy la escritora nicaragüense Gioconda Belli en El Nuevo Diario.