•  |
  •  |
  • END

Diputados opositores rechazaron la posibilidad de reformar la Constitución Política de la República de Nicaragua aunque se incluyera como atractivo la posibilidad de un referéndum revocatorio, tal como lo propuso ayer el presidente Ortega en la celebración del 30 Aniversario de la revolución.

Montealegre más bien propuso a Ortega una consulta popular sobre su mandato con expertos electorales imparciales y que de perderla, el presidente ponga su renuncia. A la vez parafraseó el discurso sobre el poder ciudadano y le propuso someterse al escrutinio de la gente con jueces transparentes. Además, rechazó el referéndum revocatorio “pues significaría reformas constitucionales”, tema vedado por los liberales de Vamos con Eduardo y del Partido Liberal Constitucionalista.

Discurso vacío

Por otra parte consideró que el discurso de Ortega estuvo vacío, pues no dio ninguna propuesta de solución a los problemas de Nicaragua y más bien se centró en los temas de Honduras y de Colombia.

“Habló más de Honduras que de Nicaragua y no se enfocó en los problemas de los más pobres por los cuales se hizo la revolución sandinista. Él lo que quiere es echarnos un anzuelo porque sabe que con un referéndum, el pueblo lo rechazaría”, dijo Montealegre quien coincidió con Ortega en el reconocimiento a los empresarios que participaron en el diálogo con el Fondo Monetario Internacional, FMI, pero señaló que debió haber invitado a otros que también estaban dispuestos a acompañarlo.

También Montealegre señaló que él estaría dispuesto a someterse a una consulta a la misma vez que Ortega y que de perder renunciaría a su diputación.

Inaceptable

El ex candidato presidencial, Edmundo Jarquín, consideró ayer inaceptable propuesta alguna de consulta a la ciudadanía, mientras no haya confianza en los magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE.

Edmundo Jarquín hizo ver que el presidente nicaragüense nunca ha aceptado que hubo un fraude electoral en las elecciones municipales pasadas, lo que para él le resta confianza a la propuesta del mandatario y a sus acciones.

Discurso vacío

Para Jarquín, el discurso de Ortega estuvo desligado de la realidad nacional y criticó el hecho de que en ningún momento mencionara cómo va hacer para resolver los problemas que enfrenta el país como el desempleo, la pobreza, la crisis económica, etcétera.

En ese mismo sentido opinó el diputado Ramón González, quien explicó que la Constitución de Nicaragua permite hacer un referéndum, sin embargo “no hay confianza en los magistrados que organizan las elecciones”, porque, según él, serían “igual de amañada, con las mismas armas y se robarían los votos”.

“Nadie puede confiar en un referéndum con los magistrados que tenemos, no es el momento para esas propuestas porque nadie va a confiar, entonces no es viable”, dijo el diputado liberal.

González también valoró que aunque hubiese un referéndum con otros árbitros que no fueran los magistrados del CSE, ese proceso siempre sería amañado porque mucho menos que confíe en ninguna propuesta del presidente Ortega.