Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

El Frente Sandinista empujará esta semana un diálogo con sus opositores para evitar cambios sustantivos en el Presupuesto General de la República y buscar cómo resolver la crisis institucional existente antes del diez de enero, según se desprende de los ecos escuchados después de la encerrona realizada al caer la tarde del viernes en la “Casa Mamón”.

Según nuestras fuentes, el sentimiento que privó en esa reunión, en la que participaron secretarios políticos, diputados nacionales, ante el Parlacén y resto de personajes de los demás poderes del Estado, fue de suma preocupación ante la crisis actual que vive el país y cómo ésta influenciará en los resultados de las elecciones municipales.

Aunque no hubo intervenciones, solamente fue expositiva de parte del Secretario General y Presidente de la República, comandante Daniel Ortega, y una que otra participación del secretario de organización Lenín Cerna, en el ambiente hubo mucha preocupación al evaluar, por ejemplo, cómo el PLC se les ha salido de las manos después que Arnoldo Alemán perdió el control de sus diputados en el Parlamento.

El análisis del partido de gobierno es que la oposición ha tomado fuerza, hecho que podría repercutir en la pérdida de alcaldías importantes como Managua, León y Chinandega.

Aunque el tema no fue expuesto a fondo, sí hubo voces que externaron los graves encontronazos entre los CPC y las estructuras tradicionales del FSLN en los barrios de Managua, un tema que podría explotar cuando la campaña electoral municipal se caliente.

El caso del Movimiento Renovador Sandinista, ahora aliado de la derecha en las actuales circunstancias y en una probable alianza en las elecciones municipales, fue expuesto con preocupación en la encerrona.