•  |
  •  |
  • END

-- Casi tres años después de haber ganado el poder en una acción unida con su Cirineo corrupto, Arnoldo Alemán, Procopió, Ortega-Murillo y familia quiso darle a su tribuna una imagen de “unidad nacional”, pintándola de azul y blanco…
-- Cambiaron el rosado chicha, el celeste y el amarillo con los que antes habían cambiado el rojinegro, Procopiá, con la misma facilidad… ¡con que le han dado virajes a la revolución!

-- Todo el multicolor espectáculo de ayer esconde una realidad descolorida, Procopió…
-- Eso que decís no es tan cierto, Procopiá, a menos que los jerarcas de la economía orteguista, Bayardo Arce y Chico López… ¡no hayan pintado todavía sus nuevas mansiones!

-- Los más optimistas, que en nuestro medio equivale a ser ingenuos, Procopió, creen que el cambio de colores podría ser una señal de cambio hacia la tolerancia…
-- Yo quisiera ver, Procopiá, en el uso que la familia dio a la concha acústica de Herty Lewites, a tres años de su muerte y de muchos más de tenerla en desuso… ¡un mea culpa por haberlo denigrado en vida!

-- Estoy de acuerdo con el profesor Aldo Díaz, Procopió; la revolución no la hacen los ángeles, sino hombres con vicios, por lo cual siempre habrá quienes “se enriquezcan” a su costa…
-- Yo también estoy de acuerdo con él, Procopiá; lo malo es reconocerlo y luego aceptarlos, apapacharlos como si fueran ángeles… ¡y hasta limpiarles las alas para que vuelen más alto!

-- Los golpistas y sus apapachadores del gran capital hondureño y gringo, Procopió, están haciendo fracasar la mediación y las resoluciones de la ONU, la OEA y el presidente Arias…
-- Eso significa, Procopiá, que la solución queda en las manos del pueblo hondureño, porque, ante los discursos oficiales, los golpistas están demostrando… ¡que no valen razones para quienes son ingratos!

-- Tampoco ayudan los discursos triunfalistas demagogos, Procopió; y a estas alturas, el Chele Grigsby ya “debe” tres días de triunfo popular hondureño, pues desde el miércoles pasado… ¡le “dio” 48 horas de vida al golpe militar!

-- Más “objetivo” resultó Eduardo Montealegre, Procopiá, quien no quiso meterse en Honduras para darle su “respaldo” moral a los golpistas por invitación del Cosep hondureño…
-- Eso de Montealegre se llama solidaridad de clase con condiciones, Procopió, porque su clase de solidaridad… ¡exige “buenas condiciones”!

-- Doña Daysi Torres, la nueva alcaldesa de Managua y mayordoma de Santo Domingo con todo y tajona, Procopiá, les resultó “no católica” a los feligreses…
-- Se trata de un chasco superable, Procopió, pues a los curas y a los feligreses no les interesa la condición evangélica de doña Daysi…
-- Además, Procopiá, si le dieron la tajona de mayordoma no es para que crea en Santo Domingo, sino para que con ella… ¡le dé duro al presupuesto municipal!