•   LEÓN  |
  •  |
  •  |
  • END

Una juventud con aspiraciones de superación personal, que aboga por la educación gratuita y participativa, y que lucha por la consolidación de una democracia interna en las distintas esferas de la universidad, es la posición que defienden los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-León, después de 50 años de la masacre estudiantil, perpetuada por la Guardia Nacional, el 23 de julio de 1959.

El reloj marcaba las cuatro de la tarde, cuando arrancó la manifestación estudiantil que recorrería las principales calles de la ciudad de León, en donde los discursos se caracterizaron por el reclamo de libertad y justicia social, en repudio a la masacre ocurrida el mismo año, en El Chaparral.

La represión somocista no se hizo esperar, dispararon contra los estudiantes y provocaron la muerte de José Rubí; Mauricio Martínez; Sergio Saldaña, y Erick Ramírez, además resultaron 100 lesionados, y 45 con heridas graves.

En conmemoración a esta gesta histórica, el Centro Universitario de la Universidad Nacional, CUUN, adscrito a la UNAN-León, inició desde el 17 de julio, una serie de actividades que culminarán hoy con el recibimiento de la antorcha estudiantil nacional, que será instalada en el monolito de los Héroes y Mártires, en el costado noroeste de la Basílica Catedral.

A las diez de la mañana, las autoridades universitarias, dirigencia estudiantil, familiares y pueblo en general realizarán guardia de honor en el mismo lugar.

Protagonistas y testigos

El doctor Luis Felipe Pérez Caldera, ex catedrático universitario y ex alcalde de la cabecera departamental de León, recuerda con tristeza lo sucedido aquella tarde del 23 de julio cuando, como decenas de ciudadanos leoneses, fue alcanzado por una bala que le lesionó el brazo izquierdo.

“Los estudiantes de esa época, luchábamos por un mejor presupuesto, calidad en la educación, un mejor cuerpo docente, espacios físicos e instrumentos de laboratorios, así como una verdadera autonomía universitaria que estuviera fuera del alcance de las políticas gubernamentales del régimen somocista”, dijo Pérez Caldera, quien además formó parte de dirigencia del Movimiento Estudiantil de la época.

Según Luis Felipe Pérez Caldera, después de 50 años, la UNAN-León ha retrocedido en sus ideales; no sólo está partidizada a favor del FSLN sino que está instrumentalizada, y ha perdido los principios de libertad y democracia.

“Cómo es posible que la Universidad, que es el foro de ideas por excelencia, cierre sus puertas a una persona; retrocedemos a la época de las cavernas, la intolerancia y el irrespeto a las ideas de los que piensan diferente.

Lo anterior, sostiene Pérez, es lo que está ocasionando grandes desajustes a los ideales y principios de la lucha por la autonomía, por la cual tanto se luchó”, dijo.

En mayo del presente año, la dirigencia del Centro Universitario de la Universidad, (CUUN) se opuso a que el escritor, ex vicepresidente de la República por el FSLN, Sergio Ramírez Mercado, presentara en el Paraninfo del Alma Máter, una de sus más recientes obras literarias.

El CUUN de hoy

A juicio de Pérez no es la oposición la que ha puesto mal parada a la Universidad sino el mismo Frente Sandinista, “me recuerda la época pasada del somocismo, donde imperaba el poder ideológico en las estructuras universitarias, pero después de 50 años de equivocación, vemos con optimismo los cambios de actitud a favor de una regeneración interna en la escogencia de las autoridades gremiales”, refirió.

El CUUN, es tildado por la sociedad nicaragüense, como uno de los apéndices de la estructura política partidaria del partido en el gobierno. “Las raíces y la historia del Movimiento Estudiantil son revolucionarias por naturaleza, y nosotros vamos a estar en la vanguardia de las luchas populares, a través de protestas estudiantiles, este movimiento es revolucionario y va a denunciar las injusticias en cualquier parte del país”, refirió Jorge Morales Cabrera, Presidente del CUUN en León.

“La lucha ha cambiado, ahora ya no es la protesta masiva en las calles por el presupuesto para la Universidad sino que por la reivindicación y el apoyo humanista del ser humano”, dijo Morales Cabrera tras mencionar que la Universidad se ha destacado por actividades solidarias tales como la alfabetización en las comunidades empobrecidas en las riberas del Río Coco en la zona caribeña del país.

Celebración partidaria

Para la dirigencia universitaria, el 23 de julio representa una conmemoración histórica que marcó la vida de la comunidad educativa, así como la de todos los nicaragüenses.  Para recordar esta fecha conmemorativa, la universidad celebra a lo grande en León hoy, el Día del Estudiante nicaragüense, con la participación de delegaciones universitarias de la Federación de Estudiantes de Universidades de Centro América, (Feuca), un desfile de pelones y el acto central para recordar el ejemplo de quienes murieron esa tarde del 23 de julio de 1959.

“Es una celebración partidaria que es observada de lejos por la población común y corriente, todos los años salen a relucir las banderas rojinegras, morteros y universitarios encapuchados como que se tratara de un ejemplo a seguir. Los nicaragüenses estamos cansados de la misma medicina, los estudiantes universitarios somos manipulados y manoseados por dirigentes universitarios que representan al partido en el gobierno y que defienden sus propios intereses”, dijo María José Herrera, estudiante de último año de la Carrera de Medicina, en la UNAN-León. 
Asimismo destacó que la misma comunidad universitaria observa con mucho pesar la degradación del movimiento estudiantil, “con el recorte presupuestario que hizo el Estado, ninguna universidad beneficiada con el seis por ciento protagonizó protestas en las calles, ahora no existe una dirigencia estudiantil que lucha por las reivindicaciones sociales sino dirigentes que se han convertido en funcionarios de gobierno”, afirmó Herrera.

Rectora valora efeméride
Por su parte, Maritza Vargas Paiz, Rectora de la UNAN-León elogió el desempeño de la dirigencia estudiantil en los últimos años y calificó como histórico la celebración de los 50 años de la masacre estudiantil, “cada año se suman elementos recreativos, que enaltecen aún más la celebración de los hechos acontecidos el 23 de julio de 1959, “esa efeméride es recordada para que las nuevas generaciones conozcan lo sucedido y repudien un hecho similar”, dijo Vargas.

Para la comunidad universitaria, es algo que no se va a olvidar nunca, en ese sentido los estudiantes universitarios han sabido mantener esos principios, principios de equidad, justicia, y principios de igualdad de oportunidad que deben de prevalecer a favor de las grandes mayorías, añadió.

“Nos sentimos orgullosos de que el estudiantado siga con esos principios y valores, y que haya sido capaz de salir adelante en contra de una dictadura que dio pautas para que se desencadenaran hechos violentos”, valoró la rectora de la UNAN-León, al inaugurar la jornada de los 50 años de los mártires del 23 de julio de 1959.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus