•  |
  •  |
  • END

El Frente Sandinista pudo fácilmente llegar al millón de militantes dentro del proceso de carnetización que impulsa este partido, porque ese es el máximo de simpatizantes que puede tener, tomando en cuenta su crecimiento anual de los últimos años y su masa dura de seguidores, considera el gerente general de la firma M y R Consultores, Raúl Obregón.

Para explicar con mayor claridad este fenómeno numérico, Obregón se auxilia de los datos que arrojaron las últimas elecciones presidenciales. Durante los comicios nacionales de 2006, en los que ganó el presidente Daniel Ortega, el Frente Sandinista obtuvo 930 mil 832 votos.

La tendencia desde 2001 es que este partido político ha crecido entre un dos y un 2.5 por ciento cada año. Sus seguidores “podrían incrementarse entre 40 mil y 44 mil cada año”, sostiene Obregón.

Durante la celebración del 19 de Julio, la coordinadora de los Consejos del Poder Ciudadano CPC, Rosario Murillo, anunció que un millón 109 mil 37 militantes sandinistas recibieron su carnet de “la promoción del 30 Aniversario” de la Revolución Popular Sandinista.

“Mi hipótesis es que ellos están llegando a su tope. Hay un muro muy fuerte que el Frente Sandinista no ha podido pasar”, asegura Obregón, quien agrega que, de acuerdo con las encuestas, cuatro de cada diez nicaragüenses se identifican con el partido de gobierno.

¿Todos son sandinistas?

Obregón resalta que este proceso de carnetización “se está dando principalmente en instituciones del Estado. Son empleados los que toman el carnet. Entonces, eso no necesariamente significa que lo estén tomando por ser sandinistas, sino por ser empleados del Estado”.

El mismo Tomás Borge, fundador del Frente Sandinista, aseguró que no todos los nuevos militantes son verdaderos sandinistas. “La inmensa mayoría de los que están militando ahora son voluntarios, pero debe haber alguno que otro oportunista también, eso es inevitable”, dijo Borge al portal oficialista El 19.

Según Borge, “llegó el momento de masificar al Frente Sandinista, y creo que la decisión tomada de darle militancia a todo el que la quiera (es buena)”.

Antes de la mencionada “promoción”, tener un carnet de militante sandinista implicaba cumplir muchos requisitos. “Pareciera que en el FSLN ha habido apertura para entregar carnet. En el pasado había muchos filtros”, recuerda Obregón.

Sandinistas disidentes y liberales opositores han criticado la entrega de militancias, comparándola con la “Magnífica” en tiempos de los Somoza, que era un carnet de afiliación al Partido Liberal somocista que, de alguna forma, protegía al portador.

Los datos

Actualmente, seis de cada diez nicaragüenses no se identifican con el Frente Sandinista por razones, como lo explica Obregón, de “memoria histórica”. “Seis de cada diez nicaragüenses apuestan al capitalismo, a la libertad de prensa, de expresión, de mercado, es gente que no identifica al sandinismo con eso, y el Frente Sandinismo no ha logrado romper con eso”, agrega el consultor.

Según los datos estadísticos que muestra Obregón, en las elecciones de 1990, cuando los sandinistas perdieron los comicios contra todo pronóstico, el padrón electoral era de un millón 752 mil ciudadanos, y ellos obtuvieron 580 mil votos.

En las siguientes elecciones se dio un incremento del 14.6 por ciento, logrando 665 mil 140 votos, con un padrón de 2 millones 421 mil en 1996. Durante los comicios que dieron como ganador a Enrique Bolaños, el Frente Sandinista logró 895 mil 660 votos, obteniendo un incremento del 35 por ciento respecto a la última elección.

En los años siguientes ha habido un decrecimiento, pues su masa votante se ha estancado. “La explicación es que ellos llegaron al máximo, al techo en el que se mantienen, que no sobrepasa el 40 por ciento”, explicó Obregón.

Ese techo del que habla Obregón denota la división que vive el país. “Hoy por hoy estamos viviendo en países diferentes. Un segmento usa unos anteojos y el otro, otros. Unos ven que vamos bien, otros, que vamos por el camino equivocado”, explica el analista.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus