• |
  • |
  • END

El Movimiento Vamos con Eduardo y el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, consideraron que el presidente depuesto de Honduras Manuel Zelaya abusa de su estadía en territorio nicaragüense y lo señalan de violar las normas internacionales al organizar a hondureños en territorio nicaragüense o llamar a sus compatriotas a la insurrección.

La Bancada Democrática Nicaragüense, (BDN) presentó una propuesta de resolución que introducirán en la Asamblea Nacional para que se defina el estatus migratorio de Zelaya, si será asilado o en caso contrario que sea expulsado del país, pues consideran que ha violado las normas del Derecho Internacional.

En la propuesta, la Asamblea Nacional condenaría las actuaciones de Zelaya y demanda al presidente Daniel Ortega que pida al presidente hondureño cese sus “acciones irregulares” y respete la legislación nacional.

Montealegre advirtió que obtener la condición de asilado o ser expulsado del país depende del mismo Zelaya. “Si se cierra la boca y deja de estar usando nuestro territorio él se puede quedar aquí o como asilado o como un simple turista, (pero) si él insiste en estar utilizando nuestro territorio como una base insurreccional que se atenga a las consecuencias”, señaló.

PLC dice que se movilizará

Por su parte, el PLC consideró que la estadía de Zelaya en Nicaragua pone en peligro la seguridad, la paz y ocasiona severos gastos a los nicaragüenses.

“Si Zelaya no cesa en sus actitudes de violentar el derecho de asilo debe ser expulsado del país. Demandamos al gobierno que expulse a Ortega... digo a Zelaya, con los más de 500 vagos con los que anda, y Ortega que se vaya de resbalón”, dijo el vicepresidente del PLC, Wilfredo Navarro.

En caso que el gobierno y Zelaya no cambien su postura y no logren pasar moción alguna en el Parlamento, el PLC advirtió que movilizará a sus simpatizantes para evidenciar el repudio a Zelaya por su permanencia en el país.

Curiosamente el PLC nunca organizó movilización alguna cuando protestaba en contra del fraude electoral de noviembre de 2008, cuando según ellos, les arrebataron decenas de alcaldías.