Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

El ex canciller de Nicaragua Francisco Aguirre Sacasa dijo ayer que conforme al derecho internacional, el gobierno encabezado por Roberto Micheletti, en Honduras, cumple con los dos requisitos para ser reconocido. Uno es el dominio sobre el territorio, y otro es el tiempo de estar ejerciendo el poder sin ningún tipo de oposición o perturbación.

Pese a su razonamiento jurídico, Aguirre Sacasa se cuidó de no emitir una opinión a favor del gobierno de facto, pero exigió con una actitud abiertamente de enojo, la salida del depuesto presidente hondureño, Manuel Zelaya Rosales, de territorio nicaragüense.

El comentario en torno a la legalidad o no del régimen hondureño lo hizo Aguirre Sacasa al consultarle si la visita del diputado Eduardo Montealegre Rivas constituye un reconocimiento tácito al gobierno golpista encabezado por Micheletti.

Deplora acciones de Zelaya

Por otra parte, Aguirre insistió en que el defenestrado presidente Manuel Zelaya debe cejar en su actuar conflictivo y, sobre todo, dejar de utilizar el territorio nicaragüense para alentar una insurrección en Honduras.

En tanto, el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, del cual Aguirre Sacasa es secretario nacional, emitió un pronunciamiento mediante el cual “condena las acciones imprudentes y las declaraciones irresponsables del señor José Manuel Zelaya Rosales que desde territorio nacional nicaragüense expone a Nicaragua a una eventual y fatídica confrontación militar con la hermana República de Honduras”.

Al respecto, Aguirre Sacasa fue tajante al señalar que “Zelaya debe abandonar el país” lo antes posible.

En el documento, la dirigencia del PLC exige al presidente Daniel Ortega “no seguir siendo un entreguista inmoral al servicio del interés extranjero y expansionista de Hugo Chávez Frías”.

CD rechaza presencia de Zelaya
Por su parte, la Coalición Democrática emitió un comunicado en el que señala que “cada día que permanece el señor Manuel Zelaya en nuestro país es mayor el irrespeto que realiza a la soberanía de Nicaragua y la burla sistemática que hace de nuestras leyes, de nuestra dignidad y hospitalidad, que han alcanzado límites intolerables. Pareciera que se está creando un Estado dentro del Estado Nicaragüense”.

“La Coalición Democrática repudia enérgicamente tan irresponsable actitud, que en el fondo lo que persigue es arrastrar a nuestro pueblo a un serio conflicto con nuestros hermanos hondureños”, señala la dirigencia de esta agrupación.