•  |
  •  |
  • END

Centroamérica es una región con altos niveles de corrupción y con pocas posibilidades de que los delincuentes de “cuello blanco” sean castigados, según concluye el informe “Desafío de la lucha contra la corrupción” realizado por los organismos Estado de la Región y Transparencia Internacional, con el apoyo de Ética y Transparencia.

En el ámbito centroamericano, el informe menciona que las instituciones públicas y el Poder Judicial tienen serias debilidades. Estas entidades están catalogadas como “instituciones sin dientes”, ya que algunas están creadas para prevenir y para perseguir, pero no pueden sancionar porque en la mayoría de los casos tienen que trasladar los escándalos de corrupción al Poder Judicial o a algunas contralorías.

La coordinadora del Informe Estado de la Región, Evelyn Villarreal, quien estuvo a cargo de explicar los resultados, dijo que otro problema es que muchas de estas instituciones duplican funciones.

Además, duplicidad de funciones

“Han proliferado tantas instituciones al mismo tiempo que muchas de ellas duplican funciones, hacen exactamente lo mismo con los mismos recursos públicos, entonces acá tenemos una multiplicidad de órganos que no están funcionando adecuadamente”, aseveró Villarreal.

Entre otras debilidades, el documento señala los problemas de recursos humanos y la falta de financiamientos, ya que sólo dependen del dinero público.

“La Fiscalía y el Ministerio Público también son afectados por la politización de los jerarcas y de los funcionarios que impiden una labor de investigación adecuada contra la corrupción”, manifestó Villarreal.

Agregó que a los pocos casos de corrupción que inician un proceso judicial las sentencias condenatorias que les imponen son mínimas.

Avances institucionales

Por otra parte, los resultados positivos del informe destacan que la región centroamericana ha avanzado mucho en el tema legal e institucional, en el sentido de que existe un sinnúmero de instituciones reorganizadas como el parlamento, las procuradurías y los ministerios públicos para luchar contra la corrupción.

También destaca dentro de lo positivo la creación de nuevos organismos especializados en luchar contra la corrupción, como serían la procuraduría de la ética, tribunales de ética y comisiones anticorrupción de los gobiernos.

Otros avances tienen que ver con los esfuerzos por modificar la legislación e incluir principios de transparencia y rendición de cuentas, y destaca trabajos periodísticos de investigación.

En la presentación del informe también estuvieron presentes el director ejecutivo de Ética y Transparencia, Roberto Courtney; el representante de Transparencia Internacional, Manfredo Marroquín, y Miguel Gutiérrez Saxe, que al igual que Villarreal, es de Estado de la Región.