Agencias
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El canciller del gobierno de facto de Honduras, Carlos López, envió una nota a su homólogo de Nicaragua, Samuel Santos, para reclamar al Ejecutivo de Daniel Ortega su "tolerancia" con las acciones de "provocación y violencia" en su territorio del depuesto presidente hondureño, Manuel Zelaya.

"La tolerancia mostrada por su Gobierno a las acciones de provocación y violencia emprendidas desde territorio nicaragüense por el ex mandatario hondureño José Manuel Zelaya Rosales (...) es inadmisible y contraria a las normas del Derecho Internacional", acusa el documento, remitido hoy y con fecha de ayer.

Zelaya se instaló desde el viernes de la semana pasada en la localidad de Ocotal, cerca de la frontera hondureña, desde donde intentó regresar a su país y ha anunciado su intención de organizar una resistencia pacífica al Gobierno de Roberto Micheletti, que le sustituyó tras su expulsión de Honduras por los militares.

López denunció en la nota que desde territorio nicaragüense el presidente depuesto hace, con el consentimiento de Managua, "llamados a la insurrección, organiza columnas, instala en el Ocotal y Estelí campamentos y cuarteles al igual que bases de operación (...) y se moviliza con la protección de efectivos policiales y militares" de ese país. Estas actividades han sido duramente criticadas por la oposición nicaragüense.

Según López, Zelaya pretende con ellas "generar tensiones en Honduras que deriven en derramamiento de sangre hondureña y una intervención extranjera mayor que la que actualmente desarrollan su Gobierno de Nicaragua conjuntamente con el del señor  Hugo Chávez". Además, añadió, busca "hacer fracasar la Mediación emprendida" por el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, entre Zelaya y Micheletti.

"Abrigo la esperanza que su Gobierno retome los caminos de la sensatez y que esa injerencia que públicamente he denunciado y protestado cese de manera absoluta", solicita López en su misiva al Gobierno nicaragüense.