•  |
  •  |
  • END

Las declaraciones del vicepresidente Jaime Morales Carazo sobre la estadía en el país del depuesto presidente Manuel Zelaya denotan que desde la Presidencia hay dos visiones sobre el conflicto en Honduras: una política adoptada por el presidente Daniel Ortega y otra “pragmática” y “realista” expresada por el vicemandatario nicaragüense, según valoró el analista político Cairo Manuel López.

Zelaya se encuentra en el país como invitado del presidente Ortega, según han expresado funcionarios de gobierno, y durante su estadía en el municipio de Ocotal, desde donde intenta retornar a su país, ha sido resguardado por agentes de la Policía Nacional de Nicaragua y ha hecho llamados a la insurrección en Honduras en contra del gobierno de facto de Roberto Micheletti.

A juicio de López, el que Ortega esté prestando las condiciones para que el depuesto presidente intente retornar al poder desde territorio nacional haciendo llamados de sublevación, indica que la visión del mandatario respecto al conflicto en Honduras es de orden político y obedece a la perspectiva de los países miembros de la Alianza Bolivariana para las Américas, ALBA, encabezada por el presidente venezolano Hugo Chávez.

La otra visión

Mientras, el analista político calificó de “pragmática” y “realista” la visión de Morales Carazo sobre la situación de Honduras. El vicemandatario consideró este miércoles que Zelaya debe aceptar su condición de derrocado y calificó de “imprudentes” sus llamados a la insurrección en contra del gobierno de facto de Micheletti.

Además, sugirió a Zelaya buscar cómo armonizar con la comunidad internacional y el gobierno que preside Micheletti una salida en la cual él quede parado de la mejor manera, debido a que las posibilidades de volver al poder son “casi imposibles”.

“Es una visión pragmática y realista que está a favor de un acercamiento entre las partes para buscar una salida pacífica e institucional al conflicto en Honduras”, expresó López frente a las declaraciones del vicemandatario.

¿Libertad de expresión o pura fachada?

Sin embargo, mientras el jurista Gabriel Álvarez atribuyó las apreciaciones de Morales Carazo al ejercicio del legítimo derecho a expresar y opinar, el también jurista Sergio García Quintero señaló que son una “fachada” para demostrar que hay democracia en la cabeza de gobierno, al discrepar de la posición del presidente.

En lo que sí coincidieron los dos juristas, es que ésta no es la primera ocasión en la que el presidente y el vicepresidente se contradicen al opinar sobre un tema en especial.

Actitud delincuencial de Zelaya

López, Álvarez y García señalaron que el depuesto presidente Manuel Zelaya ha violado normas y principios del derecho internacional y nacional al llamar desde territorio nacional a la insurrección en Honduras en contra del gobierno que preside Micheletti.

“No se puede desconocer que las actuaciones de Zelaya están reñidas con principios del derecho internacional y principios del derecho nicaragüense”, expresó Álvarez, a la vez que recordó que la Constitución de Nicaragua propugna la solución negociada de conflictos internacionales y rechaza la violencia.

Por su parte, García Quintero señaló que Zelaya “no tenía derecho para utilizar a Nicaragua como plataforma de lanzamiento de una insurrección armada”.

Según explicaron estos tres expertos, instituciones como el Ministerio Público y la Asamblea Nacional están facultadas para condenar las acciones de Zelaya, incluso bajo figuras delictivas, como la de “actos hostiles”. No obstante, López destacó que el primer responsable de mantener el orden y la paz en el país es el Presidente de la República.