Leyla Jarquín
  •  |
  •  |
  • END

El Presidente de la República, Daniel Ortega, calificó de “asesino” al presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, al hacer alusión a la muerte de Róger Vallejo, un joven maestro hondureño que recibió un disparo en la cabeza cuando el pasado jueves participaba en una protesta de apoyo al depuesto mandatario, Manuel Zelaya.

“El que lo ordenó (el asesinato) es el jefe de los golpistas, el que se autollama presidente de Honduras, ese es el asesino”, señaló ayer Ortega, en un acto en el municipio de Granada donde entregó 1,500 títulos de propiedad a pobladores de los departamentos de Carazo, Masaya, Rivas y Granada.

El joven maestro permaneció dos días en la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital de Tegucigalpa, y ayer se conoció de su muerte, por lo que se convierte en la segunda víctima de la crisis en Honduras.

La primera víctima fue un joven de 19 años que también murió de un disparo en la cabeza a manos de militares hondureños, cuando esperaba la llegada de Zelaya en las afueras del aeropuerto de Toncontín.

Pide castigo para criminales

Ortega advirtió a los soldados del Ejército de Honduras, que al final son ellos quienes pagan por esos crímenes. “Al final es a ellos (a los militares) a quienes les vuelan la cabeza, y los que los mandan a matar, los golpistas, quedan en la impunidad”, expresó el mandatario.

“Por eso les recuerdo el llamado que hice ayer en el 30 aniversario de la Fuerza Aérea (del Ejército de Nicaragua) para que no se presten a ser instrumentos de muerte”, apuntó.

“Los golpistas son lo que mandan a los soldados a disparar contra esos jóvenes (…) castigan a los soldados y no pasa nada con los que los mandaron a matar”, reiteró Ortega.

Zinc y clavos para Pacífico y Centro del país

Ortega anunció la entrega de 125 mil láminas de Zinc y 25 mil libras de clavos en los departamentos de Estelí, Madriz, Chinandega, León, Managua, Matagalpa, Rivas, Granada, Masaya, Carazo, Boaco, Jinotega, Chontales y Río San Juan, a través de la Comisión de Verificación, Reconciliación, Paz y Justicia que dirige el cardenal Miguel Obando y Bravo.

Además, prometió que ante “la difícil situación en materia presupuestaria”, la orientación es que no se resten recursos al sector salud y educación y que no se hagan despidos en las instituciones públicas.