•  |
  •  |
  • END

Eliseo Hernán Aráuz Quiroz es un joven universitario de 19 años, pertenecía a la Juventud Liberal, pero un mes después de las elecciones municipales, además de sentar conciencia del fraude electoral, se dio cuenta de que los jóvenes estaban siendo utilizados por los partidos políticos de oposición, como relleno para las manifestaciones.

Aráuz cambió sus criterios porque dedujo que quienes encabezan los partidos políticos no buscan en los jóvenes nuevos liderazgos o nuevas ideas, sino un “rebaño”.

“Los jóvenes estaban siendo utilizados por los partidos políticos, porque acabábamos de terminar un proceso electoral, y me doy cuenta de que todos mis amigos de los partidos políticos, la visión que tienen está sujeta a condiciones políticas”, relata Aráuz Quiroz.

Recuerda que les decían: “Si vos no vas a esta marcha no vas a ser miembro del partido”. Esas expresiones llevaron a Aráuz a integrarse a un grupo apolítico, como se autodenominan los miembros del Movimiento Juvenil Nacional, MJN.

Días de reflexión

Los miembros del MJN se reúnen dos días a la semana para reflexionar sobre los problemas del país, pensar en nuevas formas de protestar, y, como militares patrióticos, planear estrategias, porque saben que afuera los esperan “enemigos feroces”, en alusión a los Consejos del Poder Ciudadano, CPC.

“Los pocos que somos tenemos bastante comunicación”, comenta Aráuz sobre su grupo que, cuando protesta, se reúnen al menos 12, aunque él y sus compañeros aseguran que hay más miembros por todo el país. “Lo que pasa que no los podemos trasladar a todos a Managua, eso implica dinero”, explica.

Las ideas locas de usar pampers, vacas y otras curiosidades para llamar la atención, surgen de las reuniones que realizan dos días a la semana.

La moda es ser creativos

Según Aráuz, a la gente ya no le llama la atención ver a alguien que protesta solamente postrado con un cartel o una manta. “La moda es ser creativo”, dice.

“Es momento de que comencemos a mostrar a la gente que hay otras alternativas. Hay que tratar de romper esa muralla que uno se crea, lo cotidiano, me refiero a las mantas con la gente de pie, eso ya aburre”, expresa.

Los pampers

El presentarse con pampers fue una idea evolucionada. Primero se había pensado en usar sólo bóxer, pero en último momento se les ocurrió usar pampers.

“Es un elemento motivador que a través del impacto visual llega a la conciencia”, considera Aráuz. “Era necesario reflejar el estado actual de la gente que está indefensa”, agrega.

En particular, cree que las personas se identifican más con este tipo de protestas. Para Aráuz, los pañales proyectan indefensión; los disfraces de saco y corbata, a los magistrados del CSE, y los zopilotes significan lo burdo que son los políticos.

Desde “chiquito”, Eliseo Aráuz ha tenido el anhelo de ayudar a la gente, y confiesa que si tiene la oportunidad de hacerlo desde un cargo público lo aceptaría.

La vaca flaca

En una de estas reuniones fue que a Samuel Abdías se le ocurrió la idea de usar una vaca flaca para protestar.

Abdías, de 23 años, se inició en los movimientos juveniles cuando tomó conciencia de las limitaciones que sufre la juventud. Una de ellas la vivió cuando quiso trabajar para ayudar a sus padres en la responsabilidad de pagarle la universidad, pero se dio cuenta de que en el país hay pocas oportunidades para quienes quieren estudiar y trabajar.

Considera que el mundo globalizado, con la abrumadora publicidad comercial, alimenta lo superficial, y para Abdías eso crea una cultura de jóvenes apáticos a la política.

“Nos han engañado haciéndonos creer que la política es corrupta”, manifestó Abdías, pero explica que los políticos son los corruptos y por eso mismo considera que los jóvenes tienen la responsabilidad de hacer la diferencia.

“La vaca refleja la situación en que se encuentra Nicaragua, pero te estoy hablando de una vaca flaca, envejecida, triste, malherida, que está en esa situación por los políticos que han llegado al poder y, verdaderamente, sólo la han ordeñado, dice Abdías estudiante de la carrera de Comunicación Social de la Universidad Centroamericana, UCA.

Influenciado por Georgina Muñoz

Para Abdías, un personaje que lo influenció por sus sentimientos nacionalistas, fue Georgina Muñoz, cuando era la vocera de la Coordinadora Civil, pero confiesa que aún la sigue admirando.

Otro protagonista de estas protestas es Raití Juárez, quien con una motivación más romántica describe lo que lo marcó desde su infancia para ahora protestar contra la corrupción y las arbitrariedades del gobierno.

Para Juárez todo comenzó en un viaje a Río Coco. Allí se dio cuenta, según relata, de que existe una pobreza extrema en el país, y de que Managua no es Nicaragua.

Juárez, de 22 años, relacionó la pobreza extrema con la corrupción del ex presidente Arnoldo Alemán (1997-2002), que se estaba comenzando a destapar en ese momento, durante le gobierno del presidente Enrique Bolaños Geyer (2002-2007).

También guarda en su memoria recuerdos infantiles, como cuando sus padres lo llevaban a los semáforos con una bandeja de hamburguesas, para dársela a los niños de la calle. Todo eso le fue formando una conciencia social pro derechos humanos.

Juárez es cristiano, y su primera aspiración es ser instrumento de Dios; en ese sentido manifiesta que el primer personaje que lo influencia es Jesús, luego Augusto C. Sandino, Ernesto Che Guevara, Fidel Castro y también Leonel Rugama. Admite que en el futuro aceptaría un cargo público, pero en este momento no es eso lo que busca.

Santa Claus

Juárez explica que la misión que tiene como miembro del MJN es arrebatar el poder a los corruptos, pero eso es algo que está en proceso y cada vez se fortalece con sus protestas.

Mario Lionnet Valenti, de 19 años, es uno de los jóvenes que encabeza la Unión Nacional de Jóvenes, UNJ, y ha participado en protestas como la del Santa Claus en la Rotonda “Jean Paul Genie”.

Valenti, estudiante de Relaciones Internacionales, no tiene pretensiones futuras de asumir un cargo público, pero sí se preocupa por los problemas sociales y admite sus preferencias políticas.

Explica que la idea del Santa Claus fue de un miembro en particular de la UNJ, pero prefieren decir que salió del grupo en general para evitar los protagonismos.

La idea del Santa Claus surgió por los arbolitos de navidad colocados en las rotondas. “Decidimos hacer la navidad eterna de Daniel Ortega, donde Santa Claus lo va castigar en 2011 y no le va permitir ganar las elecciones presidenciales, las cuales pretende, porque si no va él ya sabemos quién va”, dice Valenti, en alusión a la primera dama Rosario Murillo.

Huelga de hambre de Dora María Téllez

Valenti guarda en la memoria el momento en que la guerrillera Dora María Téllez, integrante del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, hizo huelga de hambre por 13 días debido a la cancelación de la personalidad jurídica del MRS.

Ese fue el principal hecho que lo motivó a involucrarse de lleno en los movimientos juveniles. Considera que en esa manifestación de Téllez, muchos iniciaron su conciencia social. Allí comenzaron la relación y comunicación de algunos de los que ahora integran la UNJ.

Otro de los personajes juveniles surgido en ese momento es Róger Areas, quien acompañó a Dora María Téllez en su huelga de hambre y también participó en las protestas de las cabezas de chanchos.

Areas, de 24 años, confiesa que lo marcó su participación en la Juventud Sandinista, pero después afianzó su lucha en las aulas universitarias, cuando sintió que sus derechos estaban siendo estropeados. El fraude electoral lo motivó a unirse a la efervescencia que hoy viven los jóvenes críticos del gobierno.

Así fue que comprendió que tenía que olvidarse de los partidos y luchar por Nicaragua, lo que ahora hace desde la UNJ.

Movimientos anti-sistémicos
El director del Centro de Estudios y Análisis Políticos, CEAP, el sociólogo Silvio Prado Ortiz, considera que los movimientos juveniles siempre son “movimientos anti-sistémico”; en ese sentido explica que “los jóvenes tienden a cuestionar los patrones de autoridad, las normas en las cuales los quieren formar o deformar”.

“Yo los describiría dentro de los movimientos anti-sistémicos, es decir se revelan contra un sistema, contra un conjunto de normas, de principios, de formas de hacer la vida política con la que no están de acuerdo”, explica.

Prado manifiesta que cuando un grupo de jóvenes es “demasiado pro sistémico está fallando algo”.

Las protestas con vacas y chanchos, Prado las ve como “métodos frescos” de protesta.

“No miro que vayan dirigidos a llamar la atención de los medios nada más, en parte sí porque los medios son una forma de reproducción del mensaje, pero ellos mismos son un medio, en este caso el medio es el mensaje como decía (Herbert Marshall) McLuhan (filosófo y estudioso canadiense)”, expresa Prado.

Los jóvenes son impacientes

Como sociólogo, Prado explica que los jóvenes son impacientes. “Los jóvenes quieren todo ya y por eso es que son los cuestionadores del sistema”, dice.

Las protestas creativas son para él un método novedoso, llamativo, satírico. “Esa es otra característica de los jóvenes, que utilizan la sátira y el humor”, expresa.

Destaca que la protesta que intentaron hacer los muchachos del “No” frente a las instalaciones de la televisora oficial Canal 4, donde los agredieron, fueron puntos a favor para los jóvenes.

“Ese fue un impacto brutal, si los de canal cuatro no le paran bola y no los agraden de forma bárbara, no habría habido ninguna repercusión”, considera Prado.

Nuevos espacios público en el ciberespacio

Cada vez más los jóvenes hacen uso de las nuevas formas de comunicación. “Quizás estamos entrando a una fase donde ya no vas a ver grandes movilizaciones de jóvenes, si no que se van a juntar, van hacer opinión en nuevos espacios públicos y las nuevas formas de espacios públicas son los espacios virtuales”, considera Prado.

Tuiter, Hi5, Facebook, blog… etcétera, son páginas electrónicas donde principalmente los jóvenes confluyen para comunicarse, intercambiar, conocerse, compartir o debatir opiniones. Según el sociólogo, ese es el futuro de las nuevas formas para protestar creativamente, en los espacios virtuales.

Lo que sigue después de estas protestas creativas con cabezas de chanchos y vacas flacas puede ser “hackear” los sitios oficiales del gobierno en línea, introducir virus electrónicos, etcétera. Por el momento, los jóvenes del MJN o de la UNJ están pensando en nuevas protestas terrenales y un día de estos podrían sorprender a los transeúntes nicaragüenses, desnudos en bicicletas al mejor estilo europeo.