•   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • END

Uno de los generales que perpetró el golpe de Estado en Honduras proclamó ayer martes que al derrocar al presidente Manuel Zelaya, los militares detuvieron un “plan expansionista” que pretendía llevar incluso hasta Estados Unidos un “socialismo disfrazado de democracia”.

“Para un líder sudamericano, Honduras, la sociedad hondureña, sus Fuerzas Armadas, pararon ese plan expansionista de llevar al corazón de Estados Unidos un socialismo disfrazado de democracia”, dijo el comandante del Ejército, general Miguel Ángel García Padget, aludiendo al supuesto intento del presidente venezolano Hugo Chávez de expandir su Socialismo del Siglo XXI a todo el continente.

El militar intervino en el programa de televisión “Frente a Frente”, con el jefe y el subjefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, generales Romeo Vásquez y Venancio Cervantes, respectivamente, y los comandantes de la Fuerza Aérea Hondureña, general Luis Javier Prince, y la Fuerza Naval, contralmirante Juan Pablo Rodríguez.

Guardias de mente flexible

“Honduras dijo no. Sencillamente porque la experiencia de hace 30 años en la década fría (...) se pudo experimentar la situación crítica de subversión que vivió Centroamérica”, añadió García Padget.

Vásquez, sin embargo, señaló que “el pueblo es el soberano que va a determinar cuál es el tipo de ideología que escoge” y en las Fuerzas Armadas “tenemos una mente flexible” si a futuro llegara a ganar las elecciones en Honduras un partido o candidato de izquierda.

Cervantes, por su lado, indicó que las Fuerzas Armadas depusieron a Zelaya “de acuerdo a la misión que nos dieron y lo hicimos con un profesionalismo muy grande (...) desde el momento que nos dieron la orden los tribunales”.

Rodríguez indicó que “en lo que ocurrió el 28 junio las Fuerzas Armadas lo que hicieron fue hacer prevalecer la defensa y la supervivencia del Estado, que estaba amenazado”.

Vásquez manifestó que los militares respetarán cualquier solución que se obtenga bajo la mediación del presidente costarricense y Premio Nobel de la Paz, Óscar Arias, cuyas gestiones han sido hasta ahora estériles.

Micheletti, émulo de Chávez

En tanto, Radio Globo de Tegucigalpa, uno de los pocos medios hondureños críticos al gobierno de facto de Roberto Micheletti, denunció ayer martes que corre el riesgo de ser silenciada, pues ha sido acusada de “sedición” por parte de un auditor militar.

La emisora dijo que recibió una notificación de la estatal Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Honduras (Conatel), que asigna las frecuencias de radio y televisión, con la petición del abogado José Santos López Oviedo, “con oficina en la auditoría jurídico militar de las Fuerzas Armadas”.

“Comparezco ante el comisionado a solicitar la suspensión de un medio de comunicación por ser utilizado para la comisión de delitos de sedición mediante incitación a la insurrección poniendo en peligro la preservación de vida de los particulares”, dice López en su presentación a Conatel, que remitió una copia de ella a la emisora.

Los mismos argumentos escuchados en Venezuela

“En la radio, en actitud sediciosa, el señor Andrés Pavón (presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras), abiertamente transmitió, con el favor del señor David Romero (periodista de la emisora) un llamado abierto a la insurrección”, agrega.

Radio Globo, Radio Progreso (de la ciudad norteña de El Progreso) y el Canal 36 son los pocos medios críticos al golpe que transmiten noticias de los partidarios del depuesto presidente Manuel Zelaya, mientras que la mayoría de los otros apoyan activamente al gobierno de facto de Micheletti y omiten las noticias críticas a él.

Los tres medios fueron militarizados y clausurados el día del golpe, el 28 de junio, pero luego fueron reabiertos por intervención de la Embajada de Estados Unidos en Honduras, según dijeron los medios.

“Que el Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas nos mande ese abogado para darle una lección: en todo caso el delito lo he cometido yo, no la radio”, declaró Pavón al Canal 36 al conocer la notificación contra Radio Globo.