•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AFP

La Organización de Estados Americanos, OEA, estudiaba este miércoles enviar una misión ministerial a Tegucigalpa para buscar una salida a la crisis por el golpe de Estado, mientras los seguidores del derrocado Manuel Zelaya redoblaban las protestas en Honduras para exigir su regreso.

La Organización de Estados Americanos, OEA, que suspendió a Honduras tras el golpe de Estado, inició una reunión a puertas cerradas a la una de la tarde para tratar el tema en su sede de Washington.

La OEA apoya el plan propuesto por el presidente de Costa Rica, Óscar Arias, que medió un diálogo entre Zelaya y el gobierno de facto de Roberto Micheletti. La propuesta incluye el retorno de Zelaya al poder, amnistía política y adelanto de las elecciones fijadas para noviembre.

En Honduras, grupos sociales seguidores de Zelaya iniciaron caminatas en diferentes zonas del país y realizaron dos manifestaciones en la capital, una de ellas violentamente reprimida por la Policía.

Movilizaciones ayer

Policías y militares lanzaron bombas lacrimógenas para dispersar a unos tres mil estudiantes que quemaban llantas frente a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, UNAH, en Tegucigalpa. Otros tres mil seguidores de Zelaya manifestaron frente a la Corte Suprema de Justicia.

Este miércoles Zelaya retornará desde México a Nicaragua, desde donde seguirá hoy jueves a Brasil para entrevistarse con el presidente Luis Inácio Lula da Silva, dentro de su gira por América Latina para reunir apoyos.

En México, donde recibió el apoyo del presidente Felipe Calderón, Zelaya acusó a “los halcones de Washington” de financiar el golpe en su contra, aunque deslindó al presidente Barack Obama de esa acción.

Las presiones EU

Zelaya ha pedido más presión de Washington contra el régimen de facto, e incluso Calderón le ofreció interceder ante Estados Unidos para que corte toda ayuda a Tegucigalpa, según informó el martes la canciller del gobierno depuesto hondureño, Patricia Rodas.

“Estados Unidos ha tomado acciones. De repente no son suficientes todavía y habrá que endurecer todavía más esas acciones igual que el resto de países de América”, agregó.

Estados Unidos condenó el golpe y pide la restitución de Zelaya, cortó la ayuda militar y revocó visas diplomáticas a funcionarios del gobierno de facto, pero mantiene vigente la ayuda humanitaria y otros programas de cooperación alegando que benefician a los pobres.

El no retorno de Zelaya

El ministro de la Presidencia del gobierno de Micheletti, Rafael Pineda Ponce, advirtió el martes que “es imposible” cumplir con el punto que establece el regreso al cargo de Zelaya.

Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos anunció que visitará Honduras del 17 al 21 de agosto para recabar información sobre las denuncias de violaciones de derechos humanos tras el golpe.