Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

Mientras el Movimiento de Renovación Sandinista (MRS) denunció la existencia de grupos paramilitares ligados al gobierno para reprimir a opositores, ayer quedó conformada la denominada “agrupación de víctimas de amenazas de muerte”, la que estará presidida de forma honoraria por el vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, monseñor Juan Abelardo Mata Guevara.

Según el comunicado del MRS, los grupos paramilitares integrados por simpatizantes del partido de gobierno son “organizados, armados y dirigidos por la cúpula en el poder, con la finalidad de reprimir y sembrar el miedo en la población”.

En el comunicado, el MRS culpó a estos “grupos” por la agresión contra jóvenes afines a esta agrupación ocurrida la noche del sábado 22 de agosto en la ciudad de León.

Exigen que Policía investigue

El MRS exigió a las autoridades de la Policía Nacional la investigación y “desarticulación de esos grupos paramilitares”, e instó al presidente Daniel Ortega a cesar la promoción y justificación de los mismos.

Recientemente, diputados de diversas tendencias políticas criticaron la actuación de agentes policiales, alegando que no hacen nada cuando ocurren agresiones de activistas pro gobierno, contra personas de la oposición o miembros de organismos de la sociedad civil.

Grupo de amenazados

Mientras el MRS hace su denuncia, varias personas se reunieron ayer en la sede de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, para conformar la denominada “agrupación de víctimas de amenazas de muerte”, integrada, entre otras personas, por Jaime Chavarría, Marcela Davis y Merlisa Sanders.

El secretario ejecutivo de la CPDH, Marcos Carmona, señaló que el organismo hará el acompañamiento a esta agrupación con el fin de presionar a la Policía Nacional y al Ministerio Público para que investiguen las amenazas de muerte contra diferentes personalidades políticas y civiles.

Carmona aseguró que no se trata de una organización política, sino de una agrupación que defiende a quienes han recibido amenazas de muerte, sobre todo con el fin de evitar que estas amenazas se concreten.