•  |
  •  |
  • END

La alianza electoral para los comicios regionales de la Costa Caribe, de marzo de 2010 entre la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN --ahora sin Eliseo Núñez Hernández a la cabeza--, el Partido Liberal Independiente, PLI, y el Movimiento Vamos con Eduardo, es casi un hecho. El secretario nacional de ALN, Carlos García Bonilla, sin embargo, expone como única condición utilizar la casilla 9 de su partido en lugar de la 13 del PLI.

No obstante, antes de concretar una coalición electoral que enfrente en las regionales al Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, y al Partido Liberal Constitucionalista, PLC, la “nueva ALN” deberá sortear los escollos que en el camino le pondrá su defenestrado presidente, Eliseo Núñez Hernández.

El pasado miércoles, la Dirección General de Atención a Partidos Políticos del Consejo Supremo Electoral, CSE, reconoció la presidencia y representación legal de ALN a Alejandro Mejía Ferreti, luego de que Núñez Hernández renunciara irrevocablemente al cargo.

¿Tiene asidero legal una impugnación de Eliseo Núñez Hernández a esta resolución del CSE?
Ninguna. El caso del doctor Eliseo Núñez es cosa juzgada. Él estaba inhibido para optar a un tercer período como presidente de la Junta Directiva de ALN. En el caso del doctor Alejandro Mejía Ferreti, el artículo 80 del estatuto es claro cuando dice que en ausencia temporal o definitiva (del presidente) quien ocupa la presidencia de la Junta Directiva es el primer vicepresidente.

Pero el doctor Núñez alega que Mejía Ferreti era el presidente de la Comisión Electoral del partido y que por tanto estaba inhibido de convertirse en presidente de la Junta Directiva.

A lo mejor el doctor Núñez no ha leído o no se ha aprendido el estatuto del partido que señala que cualquier miembro de la Junta Directiva Nacional puede ocupar otro cargo dentro de las comisiones o estructuras del partido Alianza Liberal Nicaragüense, en ese sentido el doctor Alejandro Mejía Ferreti no se encontraba inhibido por ser presidente de la Comisión Electoral.

Conocemos que todas estas discrepancias son parte de un plan para embarcar a Eduardo Montealegre y dejarlo fuera de las elecciones nacionales de 2011, todo esto después de que ustedes firmen una alianza con él y el Consejo Supremo Electoral les suspenda por dos años la personalidad jurídica a causa de las impugnaciones de Eliseo Núñez.

Nosotros estamos actuando con un carácter responsable, de buena fe y sincero. En ALN creemos que Eduardo Montealegre puede contribuir mucho al liberalismo y a la unidad del mismo, y no llevamos ninguna mala intención. Si la lleváramos, en la Junta Directiva de la Asamblea Nacional ya hubiésemos pasado al plenario la solicitud de desafuero que hay en su contra.

¿Significa que es un hecho la alianza con Eduardo Montealegre para las elecciones regionales de la Costa Caribe?
Estamos en pláticas. Ha habido dos reuniones preliminares con el Partido Liberal Independiente y con el Movimiento Vamos con Eduardo, y hemos tenido pláticas con el Partido Indígena Multiétnico y le remitimos al presidente del PLC, Jorge Castillo Quant, la lista de nuestros integrantes en una comisión negociadora, sin embargo, el PLC no ha dado muestras de tener voluntad de buscar esa unidad.

Con Eliseo Núñez Hernández al frente de ALN había conversaciones con el PLC. ¿Qué fue lo que les molestó de esas negociaciones entre Eliseo Núñez y Arnoldo Alemán?
Primero, que Eliseo Núñez estaba acostumbrado a hacer negociaciones en carácter personal y no comunicaba nada a la Junta Directiva Nacional de ALN de sus negociaciones y sus compromisos con otras organizaciones políticas.

En segundo lugar, Eliseo Núñez se encontraba inhibido de ocupar la presidencia de la Junta Directiva Nacional del partido, porque hay que recordar que los artículos 50, 51, 52 y 53 del estatuto establecen que los presidentes de la Junta Directiva Nacional estarán en el cargo por tres años y durante dos períodos, y el doctor Núñez había sido presidente en 2009, luego fue reelecto en 2004 y por tanto ya no podía optar a un tercer período, así que toda su actuación en representación del partido era nula.

Así que desconocemos qué tipo de negociaciones hizo Eliseo Núñez con el doctor Arnoldo Alemán y con otras organizaciones políticas...

¿El Frente Sandinista por ejemplo?

Desconocemos las negociaciones que él había hecho.

¿Pero tenía negociaciones con el Frente Sandinista?

Bueno, creo que él tenía algunas conversaciones, pero desconozco de qué tipo.

¿Ustedes conocían, por ejemplo, que en esas conversaciones con el PLC, Eliseo Núñez le pidió la Fiscalía General de la República a Arnoldo Alemán?
Yo recuerdo en una reunión que tuvimos con el doctor Arnoldo Alemán en la casa del doctor Wilfredo Navarro, a la que asistimos Francisco Jarquín, Alejandro Ruiz, el doctor Eliseo Núñez y mi persona, e incluso el doctor José Rizo, y ahí prácticamente el doctor Alemán le ofreció y se comprometió, a petición del doctor Núñez, darle la Fiscalía de la nación para el año 2012.

¿A cambio de qué?

Desconozco a cambio de qué, pero Arnoldo hablaba de que nos plegáramos a las conversaciones de unidad con el PLC...

¿Para las reformas constitucionales?

No. Para iniciar un proceso de unidad de la familia liberal.

¿Manteniendo al margen a Eduardo Montealegre?

Pues sí, pero en esa reunión no se habló nada del tema de Eduardo Montealegre.

¿Y al final esas conversaciones no cuajaron?

Estuvimos ahí y nosotros sólo llegamos a escuchar las propuestas. Incluso se habló de la realización de elecciones primarias...

¿Les ofrecieron cargos a ustedes en un partido unificado?

Recuerdo que se le dijo al diputado Francisco Jarquín que podía participar en unas elecciones primarias en la Región Autónoma del Atlántico Sur; al diputado Alejandro Ruiz se le ofreció que podía participar en unas primarias en Rivas para los cargos de nuevas diputaciones. Y a eso fuimos, a escuchar, porque uno en política tiene que estar informado.

¿Hubo ofrecimientos directos para usted?

No directamente, pero sí que se me podía brindar un espacio para las diputaciones nacionales, y ése era un tema de negociación.

Estos ofrecimientos de diputaciones por parte de Arnoldo Alemán, ¿significa que ya están pensando en las elecciones nacionales de 2011?
Yo lo veo así, y es que en una alianza nacional con todas las fuerzas políticas --llámense PLI, ALN, PLC, o Vamos con Eduardo-- opositoras al gobierno actual, debe haber igualdad de condiciones, igualdad de oportunidades para todos, pero no queremos que un partido vaya a absorber al resto de fuerzas políticas.

En una futura negociación tiene que haber una apertura para los cargos de elección popular, llámense diputados propietarios y suplentes o diputados al Parlamento Centroamericano, así como los ministerios, direcciones, delegaciones municipales y embajadas; tiene que haber, yo no lo llamaría repartición, sino una distribución equitativa entre todas las fuerzas políticas que participemos en esa alianza nacional.

¿Pero por qué dejar por fuera a Eduardo Montealegre?

Vos sabés que hay una lucha personal entre Arnoldo Alemán y Eduardo Montealegre. En el caso de Eliseo Núñez, también ha habido diferencias personales. Ésta es una lucha de poder, de quién es el mejor y de quién es el líder de la oposición, y por eso no se ha podido encontrar una fórmula que a ellos los una, porque hay pugnas.

¿Las pugnas son de tipo personal o por liderazgo político?
Por las dos cosas...

En términos personales, ¿qué le molesta a uno del otro?

En el caso de Eduardo Montealegre, en la convención del PLC le fue serruchado el piso para que no fuera el candidato a la presidencia por ese partido, y se salió de la convención, y eso molestó mucho a Arnoldo Alemán. Además, Eduardo se siente golpeado por Arnoldo Alemán por la campaña electoral municipal de 2008, en la que al Movimiento Vamos con Eduardo le quitaron candidatos de varios municipios, porque acordate que el PLC tenía la representación legal de la alianza electoral y de la casilla en la que se iba corriendo. Entonces no hay confianza entre ambos...

Siendo así, definitivamente la unidad no se va a dar.

Yo confío, espero y tengo la fe de que tenemos que unirnos y que nos vamos a unir. A lo mejor en un futuro cercano puede salir una persona del sombrero...

¿Quién sería esa persona?

Habría que valorarlo... Hay varias personalidades que pueden aparecer en un momento, o a lo mejor en el camino todos los líderes pueden deponer sus intereses personales y lograr la unidad. Tenés que recordar que en política se negocia sobre la base de la desconfianza mutua.

Entonces nunca van a llegar a la unidad
Ésa es la lucha... Yo tengo fe que sí...

Casilla 9 o no hay alianza

Tarde o temprano, las actuales autoridades de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, se enfrentarán al fantasma de las impugnaciones, lo que pondría nuevamente a este partido político en las manos de los magistrados electorales controlados por el Frente Sandinista.

Carlos García insiste en que Eduardo Montealegre nunca ha perdido su filiación en este partido político, pese a que el presidente de Vamos con Eduardo ya firmó su militancia en el Partido Liberal Independiente, PLI. García insiste en que una alianza electoral para las regionales con la gente de Eduardo Montealegre debe ser en torno a la casilla 9 de ALN, y no de la 13 del PLI.

¿No les preocupa a ustedes que las impugnaciones resulten a favor de Núñez?
Favorables a Eliseo Núñez lo veo imposible, porque él puso su renuncia y está inhibido de ocupar nuevamente la presidencia de la directiva nacional. Yo espero que el Consejo Supremo Electoral, cualquier resolución futura sea apegada a derecho y a lo que mandan nuestros estatutos.

No descarto que se pueda dar un tipo de resolución que venga a decir que hay inconsistencias, y por eso es que estamos enviando a la Dirección de Atención a Partidos Políticos una comunicación en la que pedimos un informe del estado actual que tenemos para subsanar las fallas en caso que las haya.

En el caso de las negociaciones para las elecciones regionales, ¿están negociando la casilla en la que van a presentarse?
Consideramos que, resuelto el problema de la directiva nacional de ALN, cualquier negociación para una alianza electoral debe ser en torno a la casilla 9 y no por un capricho, sino porque conforme con la Ley Electoral, le corresponde al partido ALN tener las presidencias y los primeros miembros de los Consejos Electorales departamentales, municipales y Juntas Receptoras de Votos.

Esto significa que si fuésemos en otra institución política, esa fortaleza de la defensa del voto se perdería. Éste es un elemento clave para que nosotros corramos en la casilla 9, que es la que tiene asegurada la defensa del voto.

¿En una alianza con el PLI, definitivamente no van a postular candidatos en la casilla 13?
Creo que el argumento anterior es fuerte. Si corremos en otra casilla perderíamos los presidentes de todo el tendido electoral.

¿Cree que lo acepte Eduardo Montealegre o don Indalecio Rodríguez?
Creo que Montealegre... o Indalecio... pues en eso estamos platicando, y creo que puede, como se dice en el Vaticano, salir humo blanco a más tardar la próxima semana.

Eso de cara a las elecciones regionales, pero respecto a las negociaciones políticas en la Asamblea Nacional, se vislumbra que antes de fin de año se presente la propuesta de reformas constitucionales. ¿Qué tipo de reformas van a apoyar ustedes?
Respaldamos reformas electorales sin trastocar la Constitución Política. Creemos y sostenemos que se pueden hacer reformas a la Ley Electoral sin tocar la Constitución.

Queremos que la observación electoral quede establecida en la ley, y que no quede a discreción de los magistrados a quien acreditar y a quien rechazar; además, que queden establecidas en la Ley Electoral cuáles son las funciones y las normativas de los fiscales a nivel nacional, porque actualmente lo que hace el Consejo Supremo Electoral es emitir normativas para fiscales, para la observación y ética electoral, y nosotros proponemos que esas normativas queden incorporadas en un capítulo especial de la Ley Electoral.

También los tiempos en los que se tienen que dar a conocer los resultados electorales preliminares tienen que quedar establecidos en la ley, y el tiempo máximo en el que se deben dar los resultados finales y la declaración de electos debe ser establecido en la ley.