•  |
  •  |
  • END

Nicaragua vive, desde hace dos días, una agenda política contrastada. Por un lado, el Procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas, lleva dos días de ataques virulentos contra el jefe del Comando Sur de Estados Unidos, general Douglas M. Fraser; el vicepresidente Jaime Morales lo recibe muy amigable, y anoche, el presidente Daniel Ortega se reuniría en privado con el invitado del Ejército Nacional.

Cabezas Lacayo, por segundo día consecutivo, acusó de “genocida” al general Douglas M. Fraser, jefe del Comando Sur de los Estados Unidos, a quien, además, señaló de “coordinar el golpe de Estado”, perpetrado contra el depuesto presidente de Honduras, José Manuel Zelaya Rosales el pasado 28 de junio.

Un día antes, Cabezas declaró “non grato” al visitante, y ayer lo calificó de “genocida por haber lanzado bombas sobre poblaciones de diversas partes del mundo cuando fue piloto” del Ejército de Estados Unidos.

Fraser viene por buenas relaciones

El Vicepresidente de Nicaragua, Jaime Morales Carazo, y sectores diplomáticos acreditados en el país, contrastaron las afirmaciones que hizo el procurador de los Derechos Humanos, Omar Cabezas, contra el jefe del Comando Sur de los Estados Unidos, general Douglas Fraser.

El vicemandatario, al ser consultado sobre la presencia de Fraser en Nicaragua, dijo que ésta “se debe a las buenas relaciones que se dan entre los ejércitos de ambos países, que son cordiales, fructíferas, respetuosas y de mucho provecho para las dos instituciones”. Sobre las declaraciones de Cabezas, Morales se limitó a decir, “no coment”.

La noche del martes, el vicemandatario participó --invitado por el embajador estadounidense Robert Callahan-- en una recepción que la misión diplomática le ofreció al jefe del Comando Sur, evento al que también estuvieron presentes el jefe del Ejército, general Omar Halleslevens; el jefe del Estado Mayor, mayor general Julio César Avilés, y el Inspector General de las Fuerzas Armadas, mayor general Ramón Calderón Vindell.

Entre los invitados estaban el ex presidente de la República, Enrique Bolaños Gayer; el Canciller de la República, Samuel Santos; el vicecanciller y secretario de Cooperación Externa, Valdrack Jaentschke; diputados ante la Asamblea Nacional, políticos, directores de medios de comunicación, ex funcionarios de gobierno y oficiales de las Fuerzas Armadas de Nicaragua, entre otros.

Acompañaron al embajador Callahan y al general Fraser, el teniente coronel Michael Regan, jefe del grupo militar de los Estados Unidos en Nicaragua, y el coronel Humberto Rodríguez, agregado militar de los Estados Unidos.

Callahan resta importancia

En otro lugar de Managua, el Embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Robert Callahan, restó importancia a las declaraciones del procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, Omar Cabezas, en cambio, las autoridades del Ejército de Nicaragua ni siquiera han reaccionado sobre ese comentario, porque se encuentran ocupadas en los preparativos de la celebración del 30 aniversario de esa institución castrense.

El NUEVO DIARIO, vía telefónica, intentó comunicarse desde el martes con el jefe de Relaciones Públicas del Ejército, general Adolfo Zepeda, sin obtener resultados. Igualmente, ayer nos presentamos a la oficina del oficial, donde nos dijeron que estaba ausente.

“No vamos a darle importancia”

“Ese es un comentario de parte de él, y créame que no vamos a darle mucha importancia”, dijo en alusión a las declaraciones de Omar Cabezas, quien el martes expresó que de darle la mano al general Fraser, le quedaría llena de sangre.

El general Douglas Fraser está en Nicaragua desde ayer, y es primera vez que visita la región centroamericana.

El embajador estadounidense ofreció las declaraciones en el XI (enésimo) Encuentro Cafetalero Internacional, Ramacafe. Callahan aseguró que el gobierno de su país tiene un interés muy fuerte en la producción de café nicaragüense, y destacó la importancia de las relaciones bilaterales entre Nicaragua y Estados Unidos.

Trasnochado y con problemas mentales

En respuesta, el primer secretario y el segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional, Wilfredo Navarro y Carlos García, respectivamente, calificaron de “políticas y trasnochadas”, las declaraciones del procurador Omar Cabezas.

García fue más allá, pues señaló que Cabezas “tiene problemas mentales”, y ello lo lleva a hablar de esa manera.


(Con la colaboración de Edgard Barberena y Rafael Lara)
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus