•   TEGUCIGALPA y GUATEMALA  |
  •  |
  •  |
  • END

Las autoridades de facto de Honduras denunciaron al depuesto presidente Manuel Zelaya, de derrochar más de seis millones de dólares para mantener sus caballos, joyas y viajes, entre otras excentricidades, según informes publicados ayer sábado en la prensa.

“Hasta el momento hemos podido determinar irregularidades que ascienden a los 123 millones de lempiras en la documentación que se ha podido investigar y rescatar, el monto mencionado está debidamente sustentado con la documentación”, aseveró en conferencia el magistrado presidente del Tribunal Superior de Cuentas (TSC), Renán Sagastume, a varios medios locales.

Sagastume y autoridades del ministerio Público dieron a periodistas unas extensas listas con detalles del “salario mensual del cuidado del caballo”, así como compra de herrajes, sillas, mantenimiento de su motocicleta Harley Davidson, “pasajes aéreos”, “contratación de aviones y helicópteros” y “compra de joyas”, entre otros gastos.

Zelaya, un ganadero de botas y sombrero, hizo famoso su caballo “Café”, el que llevó a varios lugares en helicóptero y es conocido por su afición a las motocicletas.

El TSC dio a conocer otros gastos en consultorías, alquileres de edificios y vinos para bodas.

“A partir de la próxima semana el Tribunal Superior de Cuentas presentará un informe puntual de cada caso en investigación al Ministerio Público, para que éste realice las acciones penales que correspondan. Asimismo, el Tribunal preparará las correspondientes responsabilidades civiles o administrativas”, advirtió Sagastume.

Zelaya no abandonará lucha por restitución

En tanto, el derrocado presidente Manuel Zelaya, manifestó en Guatemala que no abandonará la lucha por lograr su restitución en el poder y destacó que el régimen de facto de Roberto Micheletti ha fracasado en su intento por obtener reconocimiento internacional.

“Como decimos en Honduras, por las buenas o por las buenas, voy a regresar. He tenido la paciencia y la tolerancia con el fin de procurar un arreglo a través del plan” propuesto por el presidente costarricense y Premio Nobel de la Paz, Oscar Arias, manifestó Zelaya.

“El gobierno de Michelleti está aislado. Ya se retiraron todos los embajadores y se pararon los trámites de operaciones del régimen golpista en muchos países”, añadió Zelaya en una conferencia de prensa conjunta con el mandatario guatemalteco, Álvaro Colom. Zelaya lamentó que en respuesta a las sanciones y el aislamiento internacional “ha habido más represión contra el pueblo hondureño” por parte del régimen golpista.

“Mi gobierno no acepta el golpe militar, el presidente (Zelaya) debe regresar antes de las elecciones, pues de lo contrario el proceso eleccionario estaría deslegitimizado”, manifestó Colom.


Zelaya llegó a Guatemala procedente de Washington, donde habló el jueves con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y tras la reunión con Colom, viajaría a Nicaragua, indicaron funcionarios del gobierno. En coincidencia con su visita a Washington, Estados Unidos, cortó toda la ayuda económica al régimen de Honduras como consecuencia del golpe de Estado del 28 de junio.

Zelaya recordó que ha tratado infructuosamente de volver a Honduras, pero se lo han impedido los militares, y señaló que no lo ha vuelto a intentar “para darle campo al derecho y a la paz”. Subrayó que “jamás” va a aceptar su destitución y destierro, por lo que seguirá luchando por el restablecimiento del orden constitucional en Honduras y agradeció la solidaridad de Colom, quien reiteró que Guatemala sólo le reconoce a él como presidente de Honduras.

La comunidad internacional ha advertido que no reconocerá las elecciones convocadas para el 28 de noviembre si son llevadas a cabo por el régimen de facto.

Zelaya destacó que “todos los países de América Latina y Europa están unidos en evitar que alguien que dio un golpe se legitime, porque sería un mal precedente para las democracias, aunque un buen negocio para los golpistas salir impunes”.