•  |
  •  |
  • END

Una reforma tributaria debe responder a las particularidades territoriales, así, por ejemplo, los impuestos deben diferenciarse al momento de su aplicación entre las Regiones Autónomas del Caribe y la de los municipios. Ésta es una de las principales reflexiones del catedrático en Derecho Tributario de la Universidad Centroamericana, UCA, Reynaldo Balladares.

Según Balladares, la Reforma Tributaria del gobierno debería incluir los dos grandes sistemas de tributación: el sistema nacional y el local. “Hay que revisar la imposición nacional, es decir, los tributos que maneja la Dirección General de Ingresos (IR, IVA E ISC y los timbres fiscales), así también es necesario revisar el sistema local”, explicó.

En este sentido, Balladares señala que nadie ha hablado en esta reforma del tipo de impuesto a aplicar en las Regiones Autónomas del Caribe nicaragüense.

“En el caso de las regiones autónomas, se deben crear medidas tributarias de compensación y de solidaridad, porque eso no aparece en el debate de la concertación tributaria del gobierno”, expresa.

¿Y los impuestos locales?

En el documento de concertación, según Balladares, tampoco se toma en cuenta el carácter local de los impuestos. A juicio del catedrático, un sistema tributario localista debe tomar en consideración las características económicas de cada municipio.

“Si vamos a hablar de una reforma hay que tomar en cuenta la lógica de los impuestos. ¿Para qué existen los impuestos? Para gobernar. Entonces, ¿cuáles son los niveles de gobierno, cuáles son las incidencias tributarias en cada ámbito? Tenemos el ámbito nacional, el local y el de las regiones autónomas, entonces así se debería diseñar el sistema impositivo”, explicó Balladares.

Agregó que en base a estos aspectos es que debería diseñarse una reforma tributaria integral y que favorezca la realización de los impuestos que es el bien común, es decir, que el Estado garantice el bienestar del contribuyente y no a la inversa.