•  |
  •  |
  • END

Dos mujeres que encabezan a organismos de la sociedad civil, críticos al gobierno del presidente Daniel Ortega, manifiestan que no necesitan permisos oficiales para salir a caminar porque es un derecho que aún se mantiene vigente en la Constitución Política de Nicaragua y la ley sólo obliga a pedir permiso cuando es período electoral.

La vocera de la Coordinadora Civil, CC, Luisa Molina, explicó que no solicitó ningún tipo de permiso para realizar la caminata del pasado 8 de agosto cuando fueron agredidos por simpatizantes orteguistas, pero evocó la Constitución Política para explicar que las leyes aún no han cambiado en cuanto al libre derecho de movilización por las calles del país.

“Cualquiera puede decir misa, pero tenemos derecho a caminar”, dijo en alusión al discurso del presidente Daniel Ortega en la celebración del 30 Aniversario de la Policía Nacional, donde el mandatario manifestó que “si quieren hacer marcha, que soliciten permiso”.

“… si a la Policía no le avisan, si solamente un grupo pidió permiso y aparecen dos, no puede ir la Policía con el garrote a repeler a los manifestantes”, agregó Ortega al tiempo que autorizó a la Jefa de la Policía Nacional, Aminta Granera, echar gases lacrimógenos cuando la situación esté incontrolable.

Molina recordó que los oficiales de los distritos cuatro y cinco de la Policía estaban informados de dicha marcha y tenían el visto bueno de ellos siempre y cuando no obstaculizaran la libre circulación.

Violencia institucionalizada

Considera que el discurso que ofreció el sábado el presidente Daniel Ortega donde justificó el actuar de los miembros de la Juventud Sandinista, es una prueba de que existe una violencia institucionalizada en el Estado.

En relación con las declaraciones del presidente Ortega, quien ha manifestado que los conflictos entre orteguistas y opositores se acabarán con un simple permiso, Molina dijo que “cualquier persona puede decir hasta misa, pero tenemos derecho a caminar”.

“Nosotros tenemos derecho a caminar”, reiteró Molina al tiempo que argumenta que hace mal el presidente al justificar la violencia de sus simpatizantes.

La coordinadora del “Movimiento por Nicaragua”, Violeta Granera, respaldó la opinión de Molina y agregó que no era necesario pedir permiso para la marcha que se realizó con destino a la Catedral Metropolitana porque es propiedad privada y donde además tenían permiso de la Conferencia Episcopal.

Sólo se pide permiso en período electoral

En relación con otras marchas, Granera dijo que “por supuesto” que ha solicitado autorización al tiempo que también explicó que los permisos sólo se piden en período electoral, pero cuando no es época electiva lo único que se hace es informar a la Policía para que medie ante cualquier conflicto imprevisto.

Relató que ella personalmente se ha reunido con los jefes de la Policía y que ellos guardan un archivo que puede ratificar que siempre que han hecho una marcha lo notifican a la Policía.