• |
  • |
  • END

El presidente Daniel Ortega instruyó a los militantes sandinistas a contrarrestar a los medios de comunicación, que califica como “instrumentos” y “armas de los enemigos”, a través de una campaña que pretende, explicó su esposa, Rosario Murillo, “quitarles todo el poder” a los medios informativos.

De esta forma el mandatario se une a sus homólogos de Ecuador y Venezuela, Rafael Correa y Hugo Chávez, respectivamente, quienes promueven una asidua campaña contra la prensa, a la que califican, igual que Ortega, de “estar al servicio del imperio”.

Este miércoles, durante la asamblea sandinista nacional, en su calidad de secretario general del Frente Sandinista, Ortega les insistió a sus partidarios sobre la necesidad de “convertirnos en comunicadores, hacer un trabajo de hormigas e ir contrarrestando el trabajo que hacen los grandes medios de comunicación, y es una batalla donde no podemos confiarnos, no podemos bajar la guardia ni confiarnos, no le demos el poder de sacudirnos”.

Murillo: “Son negocios”

“Debemos ser imbatibles a todas las arremetidas de nuestros adversarios, eso nos va a permitir salir adelante en medio de esta crisis, la conciencia, no armada, sino la conciencia armada con la palabra y sobre todo nuestras acciones de la población, en el acompañamiento con la población”, dijo el gobernante.

Murillo, también coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía y sin ningún cargo específico en la dirección nacional del FSLN, fue más directa: “Que esos negocios que pretenden seguir controlando la opinión pública, pasen a ocupar el lugar que se merecen, de negocio”.

Murillo calificó a los medios informativos como “negocios de la incomunicación” y reiteró que se está librando una batalla contra éstos. “Los pueblos latinoamericanos tenemos elevado el sentido de la independencia”, dijo.

SIP lo llama acoso

De acuerdo con la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), los gobiernos de Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Argentina, en menor grado, han impuesto un patrón de acoso sistemático a los medios independientes.

“Los presidentes emplean contra ellos un lenguaje agresivo y beligerante, ligándolos a complots, minando su credibilidad. Todo ello acompañado de medidas específicas para asfixiarles”, declaró a El País el presidente de la SIP, Enrique Santos.

Igual que Ortega, el presidente ecuatoriano Rafael Correa ha aconsejado “apagar el televisor para tener la mente limpia” porque “es necesario leer periódicos”.

También contra la Iglesia

En esta misma comparecencia, el gobernante criticó también a la Iglesia Católica, con la que desde las elecciones municipales está enfrentado.

“Somoza tenía en ellos (la Iglesia Católica) unos buenos medios de comunicación, unos grandes parlantes y eso nos llevó a nosotros a perder la confianza en ellos y la empezamos a recuperar la confianza cuando apareció Monseñor Miguel Obando y Bravo”, expresó el mandatario, quien obvió que durante su primer mandato, en la década de los 80, el Frente Sandinista sostuvo una agria relación con la Iglesia, cuya representación la tenía Obando y Bravo.

Contra Mata

Luego se refirió al obispo de Estelí, Abelardo Mata, quien últimamente funciona también como mediador entre las facciones liberales.

“Hay otros líderes religiosos que son más claros, son militantes del Partido Liberal, del PLC, y les respeto, esa es su opción, la del obispo que hoy está montando reuniones y que tranquilamente lo dice, y es bueno porque lo dice, no esconde y dice lo que es, y yo le reconozco en ese sentido que es una persona que no esconde lo que es, es un PLC y está preocupado porque se unan los liberales y anda haciendo reuniones”, dijo sin mencionar a Mata.