• |
  • |
  • END

El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Robert Callahan, reveló ayer que la cooperación económica para el próximo año, destinada a diferentes ámbitos de la sociedad nicaragüense, se calcula en por lo menos 50 millones de dólares. Callahan también se refirió a la suspensión de la Cuenta Reto del Milenio, CRM, que se ejecutaba en Honduras y dijo que se tomó la decisión como una forma de presión contra el gobierno de facto.

“Nosotros queremos apoyar los esfuerzos de la OEA a través de los acuerdos en San José, negociados por el presidente (de Costa Rica )Oscar Arias y nosotros creemos firmemente que este es el camino más indicado para llegar a una solución a la crisis constitucional en Honduras”, dijo el diplomático consultado en la “XVII Conferencia para profesores de inglés Nicatesol 2009”.

Callahan reconoció que es una forma de presión para el gobierno de facto de Honduras y agregó que “es un esfuerzo de alentar a este proceso porque para nosotros es muy importante tener en Honduras un presidente libremente elegido, quien es Mel Zelaya, para nosotros él es un presidente que nosotros reconocemos allá”, expresó.

Lazos muy fuertes con Nicaragua

Por otra parte, al ser cuestionado sobre si hay pendientes nuevas cancelaciones económicas a Nicaragua, ya que la CRM también fue suspendida en este país, Callahan contestó que con Nicaragua tienen “un lazo bilateral muy fuerte”.

“Hace dos semanas nosotros hicimos una calculación y este año va ser más o menos por 50 millones de dólares nuestro programa de apoyo bilateral, los intercambios educativos, el apoyo militar, nosotros tenemos una gama de programas muy amplia y muy impresionante con Nicaragua y estamos comprometidos con el pueblo de Nicaragua”, manifestó el funcionario estadounidense.

Estados Unidos anuló el miércoles definitivamente 11 millones de dólares de ayuda para Honduras, otorgada por la corporación pública Cuenta Reto del Milenio, CRM, debido a la crisis institucional que se vive en el país.