• |
  • |
  • END

El director ejecutivo de la Red Nacional de Observación Electoral del Caribe, David Santiago Campos, refutó las declaraciones que hizo el magistrado del Consejo Supremo Electoral, CSE, Luis Villavicencio, quien ha manifestado que ningún organismo nacional ha llegado a solicitar acreditación para observar las elecciones regionales.

“Que el CSE no caiga en mentiras, porque si comenzamos con mentiras vamos a comenzar a crear en la cabeza de los donantes la idea de que aquí se está creando otro fraude electoral”, expresó Santiago Campos, al tiempo que reiteró haber entregado la solicitud de acreditación a la asistente del magistrado presidente Roberto Rivas.

Campos asegura que puede comprobar con la copia de recibido que ellos ya entregaron la solicitud de acreditación para observar las próximas elecciones regionales que se realizarán el siete de marzo 2010.

Al igual que el organismo civil Ética y Transparencia, Forfunic, como se denomina dicho organismo “Forjando el futuro de los Nicaragüenses”, también ha sentado su posición de que participarán en las elecciones regionales como observadores con o sin acreditación.

Incluso Campos explica que desde ya han iniciado un proceso de monitoreo pre electoral, de todas las actividades del CSE referidas a las elecciones.

Separatistas no aceptan elecciones

Una delegación del Consejo de Ancianos del Caribe de Nicaragua y del grupo separatista autollamado Gobierno de la Nación Comunitaria Moskitia, se trasladó desde el martes al Pacífico del país, para manifestar que no aceptarán las elecciones regionales que está organizando el Consejo Supremo Electoral, CSE, en su territorio, que ahora consideran independiente del Estado de Nicaragua.

Oscar Hodgson, uno de los delegados, argumentó que ellos ya tienen su propio sistema de gobierno, sus autoridades por comunidad y un jefe de gobierno que es Whita Tara.

Los líderes comunitarios presentaron un documento ante la Secretaría del Frente Sandinista, donde explican que este sistema de gobierno lo ejercitan desde antes de una anexión “forzada” al Estado de Nicaragua, “bajo un sistema de reinado desde 1630 a 1840 y bajo el protectorado inglés hasta 1894”.