Matilde Córdoba
  • |
  • |
  • END

La asamblea nacional del Frente Sandinista orientó a los diputados de ese partido en el Parlamento procurar cuanto antes la aprobación de una reforma constitucional que contemple la figura del referéndum revocatorio y que le permita a la gente “escoger sin excepciones a cualquier ciudadano”.

Esta semana se realizó la asamblea y allí se decidió que los diputados de la Bancada Sandinista trabajen “en la obtención de las reformas constitucionales que le den al pueblo la condición de elegir libremente sin ninguna cortapisa y sin excepciones a cualquier ciudadano nicaragüense a través del voto libre, secreto y universal”.

El diputado FSLN Edwin Castro y el magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Rafael Solís han propuesto públicamente una reforma a la Carta Magna. Su bandera es el cambio de sistema de presidencialista a parlamentarista y la reelección presidencial continua.

El problema son los votos

“También de la misma forma que elige, tener el poder de revocar el mandato otorgado electoralmente a través de un referéndum revocatorio para cualquiera de los electos en todos los cargos sin excepción”, contempla parte de la resolución.

Actualmente el Frente Sandinista no cuenta con los votos en el Parlamento para hacer la reforma, pues sólo tiene los 38 votos de sus diputados y nueve de los aliados ocasionales y se precisa de 56 votos y que sea aprobada este año para que entre en vigencia justo en las elecciones nacionales del 2011, de modo que el presidente Daniel Ortega pueda competir.

Unidad, dice Ortega

Ayer por la tarde, durante el acto en conmemoración de la Batalla de San Jacinto, el presidente Daniel Ortega, contrario a otras ocasiones, no se refirió al tema
“El enemigo está allí: es el hambre, son las bases que están instalando en Colombia”, dijo, aunque días antes su enemigo eran los medios de comunicación.

Ortega hizo un repaso sobre ese suceso histórico, recitó el poema de Fernando Gordillo sobre Andrés Castro, se refirió al golpe de Estado en Chile en 1973, al golpe de Estado en Honduras que botó a Manuel Zelaya, quien estuvo presente en el acto; y sobre los prisioneros cubanos que están en Estados Unidos.

“No podemos hablar en América Latina de democracia, mientras en Honduras siguen los golpistas asesinando al pueblo”, dijo Ortega, quien también recordó el octavo aniversario de los ataques a las Torres Gemelas de Nueva York y culpó al ex presidente de Estados Unidos, George Bush, de aliarse con Osama Bin Laden y planear dicho atentado para tener una excusa de invadir Irak.