Leonor Alvarez
  • |
  • |
  • END

El Gobierno debe atender con prontitud las demandas de los habitantes de la Costa Caribe, de lo contrario se va ir a agravando el malestar de los pobladores y se puede revertir en más acciones que desprecien al gobierno central, considera el subprocurador de los Derechos Humanos, Adolfo Jarquín Ortel, quien es originario de Puerto Cabezas.

El 16 de abril del año en curso, el Consejo de Ancianos, 380 delegaciones de comunidades indígenas y etnias locales, celebraron en el Caribe del país una convención para elegir un gobierno independiente del Estado de Nicaragua, por lo que ahora rechazan el proceso electoral para elegir representantes de los Consejos Regionales.

Nosotros debemos de condenar esas acciones separatistas del territorio nacional, porque no podemos estar de acuerdo con ellos. La República de Nicaragua la forma un todo, porque el territorio es indivisible…”, opina Jarquín Ortel, quien también es nieto de don Francisco Jarquín Quiroz, primer alcalde de Puerto Cabezas.

Cree que elecciones fortalecen autonomía

Aunque Ortel expresa que ya existe una autonomía en el Caribe, considera que su fortaleza está en la elección de las nuevas autoridades regionales. “Los mismos costeños deben de entender que las elecciones son un medio por el cual fortalecen la democracia y el Estado de Derecho, (Las elecciones) vienen a fortalecer la autonomía de los ciudadanos e inclusive la independencia, al poder elegir sus propias autoridades”, manifiesta el subprocurador de los derechos humanos.

Ortel opina que este tema de los grupos separatistas es muy delicado porque detrás hay intereses con la intención de dividir a los costeños. “La idea de ellos es que piensan que van a venir organismos internacionales a validar su independencia”, asevera el funcionario.

No es un problema de ahora

Recuerda que desde niño ha existido la intención de separarse del gobierno central. En ese sentido manifiesta que los grupos separatistas no son un problema de ahora, pero también aclara que desligarse del Estado de Nicaragua y no reconocer las elecciones regionales no es la solución.

“No podemos estar de acuerdo con un llamamiento que se haga en un sentido de no reconocer las elecciones que se viene dando en el Caribe. Las elecciones es un sistema periódico que fortalece la democracia y deben de ser apoyadas por todos los autores de la vida nacional”, expresó.