•  |
  •  |
  • END

El ex vicepresidente de la República, Sergio Ramírez Mercado, criticó severamente al llamado “bloque contra la dictadura”, del que dijo carece de credibilidad ante la sociedad nicaragüense, algo que, según Ramírez, quedó demostrado en recientes sondeos de opinión realizados por algunas firmas encuestadoras.

El “bloque contra la dictadura” está conformado por los 52 diputados de la oposición ante la Asamblea Nacional y se creó en diciembre de 2007 ante la crisis institucional entre los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Según Ramírez, analizando una de las preguntas del sondeo en torno al bloque opositor constató que adolece de “una credibilidad muy débil” entre la ciudadanía. A juicio de Ramírez, la oposición está “sembrada de muchas minas” entre las que considera la asistencia de Arnoldo Alemán a la firma de la unidad liberal el pasado miércoles nueve de enero.


“Alemán es dinamita”

“Eso me pareció que era como ponerle una carga de dinamita a una actividad que debió ser seria, dada la importancia de este evento. Me parece que mientras una unidad sincera de toda la oposición se libere de este tipo de trampas y dobles fondos será bastante, pero muy difícil que tenga credibilidad de nación, credibilidad que hasta ahora, según las encuestas, es bien pobre”, apuntó.

Sobre la posibilidad de un rompimiento fortuito, Ramírez opina que la unidad de la oposición depende de los individuos que la conformen, de su honestidad y de su firmeza. “Si un bloque opositor está sujeto a chantajes, será muy frágil, pero tengo confianza en que la mayoría de estos diputados tienen la honestidad y la entereza suficiente para defender los intereses que representan, más allá de esos chantajes y amenazas”, dijo.

Respecto al inesperado permiso que tuvo Arnoldo Alemán para presentarse a la firma de la unidad liberal comentó que fue una “cosa de circo” y “todos en Nicaragua saben que eso depende de una sola mano”, los jueces, los magistrados y las autoridades de Gobernación.

“Lo cierto es que si todo esto no fuera tan trágico, definitivamente que sería hasta risible y a mí lo que me da más lástima es el papel del doctor Alemán, es prácticamente una marioneta en las manos del Presidente Daniel Ortega”, enfatizó.


Panorama devastador
Basado en el primer año de gestión del gobierno, Ramírez presagió un panorama devastador para el país y señaló que “allí están las encuestas a la población, el gobierno está aplazado (y) no pasa el grado de acuerdo con la calificación que le da la ciudadanía”.

Según Ramírez, el gobierno ha perdido credibilidad y debería preocuparse por recuperarla, empezando por “abrirse al consenso y al entendimiento con todas las fuerzas de la nación”. Esto contrasta con el discurso que Ortega pronunció el pasado 10 de enero en la Asamblea Nacional, al calificar de “sonsos y ridículos” a quienes piden un diálogo nacional, incluyendo al mismo presidente del Parlamento, René Núñez.

“El gobierno tiene que recuperar la credibilidad política, abrirse al consenso, al entendimiento con todas las fuerzas de la nación, percatarse que el hecho de estar en el poder no te da la exclusividad de la verdad, sino que el poder es un asunto de armonía con los ciudadanos y con los otros Poderes de Estado”, enfatizó.