•  |
  •  |
  • END

Representantes del Grupo Cívico Ética y Transparencia ven con cierto recelo el proceso electoral municipal que se avecina, sin embargo, se mostraron esperanzados de que se superen “viejos vicios” que se arrastran, como la partidarización y las deficiencias administrativas que han caracterizado al Consejo Supremo Electoral, CSE, en elecciones anteriores.

Las críticas del organismo cívico no son sólo para las autoridades electorales, sino también para los partidos políticos que se aprestan a participar en la próxima contienda por las 153 alcaldías del país.

El director ejecutivo de Ética y Transparencia, Roberto Courtney, dijo que los partidos políticos realizan sus preparativos para elegir a sus candidatos, “pero con el rezago histórico de muy poca o nada de participación ciudadana”. Según Courtney, la selección de los candidatos se continúa realizando desde lo interno de los partidos, “de una forma ad hoc, pues no existen mecanismos consistentes y los varían de una ocasión a otra”.


CSE desfasado
Courtney criticó el desfase que, según él, enfrenta el Poder Electoral en lo referente a la preparación y logística del proceso eleccionario, particularmente en la parte administrativa y presupuestaria. A juicio de Courtney, estos problemas constituyen “un peligro” y convierte al CSE en “infuncional”, en períodos no electorales.

A lo anterior, el director ejecutivo de Ética y Transparencia, sumó los problemas políticos que, en la medida en que se “calienta” el proceso electoral, hacen vulnerable al CSE. “No existe una garantía de que el tribunal no caiga en la dinámica de reproducir los problemas partidarios debido, precisamente, a su composición partidaria”, señaló.

Para Courtney tampoco hay garantía de que el CSE esté en capacidad de colocarse políticamente al margen, “como el árbitro que le corresponde ser, contrario a lo que ocurre en algunas ocasiones en que forman parte de pleitos y pugnas entre partidos”.

Señaló que Ética y Transparencia trabajará en la observación electoral como en ocasiones anteriores. Courtney espera que este año hayan menos obstáculos para la acreditación de los observadores por parte del Poder Electoral.