Matilde Córdoba
  •  |
  •  |
  • END

El gobierno concluyó el proceso de consulta de la propuesta de reforma tributaria, pero a criterio del catedrático en derecho tributario de la Universidad Centroamericana, UCA, Reynaldo Balladares, no puede considerarse una concertación fiscal, pues no todos los sectores afectados fueron consultados.

“Para que sea una verdadera concertación fiscal (la propuesta) debió haber pasado por la pequeña y mediana empresa, organizaciones de consumidores y la propia academia”, sostiene Balladares.

El presidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, Wálmaro Gutiérrez, en declaraciones al portal oficialista “El 19”, confirmó que el viernes concluyó el proceso de consulta de la propuesta de reforma tributaria, al que calificó como “exitoso”.

Sólo fue presentación

“Al principio no había una voz favorable, todo mundo decía que en crisis económica era inviable una reforma, y la rechazaban de plano; como consecuencia del proceso de consulta y el trabajo de persuasión del gobierno ahora la posición es otra, se llegaron a puntos de coincidencia”, expresó el legislador sandinista al citado medio de comunicación.

A criterio de Balladares, más que una concertación, el gobierno hizo una presentación de la propuesta. “No se puede hablar de concertación, sino de presentación”, dijo el catedrático, quien se basó en el precepto de que “lo que a todos afecta debe ser aprobado por todos”.

El asesor económico y financiero del Ejecutivo, Bayardo Arce, anunció hace semanas que la propuesta de reforma debe estar en la Asamblea Nacional a más tardar el 15 de octubre, y dijo que la siguiente concertación está prevista en el Parlamento, para lograr la aprobación de la reforma tributaria.

¿Camisa de fuerza?

Sin embargo, el especialista en aspectos tributarios, Francisco Báez, durante una comparecencia televisiva expresó que esta fecha no es camisa de fuerza.

“Esto hay que debatirlo y revisarlo el tiempo que sea necesario y no tiene que estar aprobado el 15 de octubre; eso no es cierto; técnicamente no existe la obligación de que esté listo el 15 de octubre. Lo importante es que el Presupuesto General de la República, que inicia su vigencia el 1 de enero de 2010, contenga los elementos que permitan el financiamiento del mismo”, dijo Báez.

Según Báez, es de suma importancia “ponerle mucha atención a la letra menuda. El gobierno lo que ha presentado son unas 40 filminas y lo que va a ser importante es lo que plasme en la propuesta de ley; a eso hay que ponerle mucho cuidado”.

Entre los sectores a quienes el Ejecutivo consultó está el Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, que esta semana presentó una especie de contrapropuesta, que establece entre sus puntos medulares el rechazo a que se establezca como régimen general una tasa de pago mínimo del uno por ciento sobre activos o del tres por ciento sobre ingresos brutos.

Entre los puntos que el Cosep acepta está la disminución del 30 al 25 por ciento el cobro del Impuesto sobre la Renta para las rentas de actividades económicas. Pero proponen que se reduzcan al 6.5 por ciento las rentas de capital, es decir, a intereses por depósitos, dividendos y ganancias de capital, que el gobierno planteo en un diez por ciento.