•  |
  •  |
  • END

El Frente Sandinista inició oficialmente su campaña electoral previa a los comicios nacionales del 2011. Así quedó estipulado ayer en el Congreso de Mujeres Sandinistas de las instituciones del Estado en Managua, donde se orientó “trabajar casa a casa para la conquista del voto que permita sostener en el poder al comandante Daniel Ortega y a nuestra coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, la compañera Rosario Murillo”.

El secretario político de Managua, Edgardo Cuarezma, fue más allá e instó a las presentes a “andar diciendo” que “son un partido fuerte y tienen un candidato fuerte”. “Cada día ustedes van a visitar a tres, a cinco, a la gente, ustedes son garantías de la victoria”, les dijo.

“Nuestros adversarios dicen que sólo somos secretos. Nosotros queremos decirle a todo el mundo que estamos en campaña. Hay que decirlo claro: estamos en campaña”, insistió Cuarezma.

Cada una de las representantes de los distritos de Managua y de sus municipios leyó una proclama aprobada en anteriores congresos, 92 en total aseguró Cuarezma, y cuyo punto en común es el de promover la reelección del presidente Daniel Ortega, a quien la Constitución Política lo inhibe de participar nuevamente en las elecciones nacionales.

El FSLN impulsa una reforma a la Carta Magna que incluye la reelección presidencial continua, pero que aún no cuenta con la cantidad de votos en el Parlamento para ser aprobada.

Vivas a Ortega y a Murillo

“Significa que hemos trabajado al 15 por ciento de las instituciones, significa que el reto es lograr por lo menos un 50 por ciento”, expresó Cuarezma refiriéndose al porcentaje de afiliación en las instituciones.

Entre reiteradas vivas a Ortega y nuevas consignas, la proclama del Congreso departamental de Managua fue aprobada. Uno de los nuevos lemas fue “Sandino lleva la mano de Daniel y nosotros vamos con él”.

Junto al continuo respaldo al presidente Ortega estuvo el apoyo a su esposa, Rosario Murillo, a quienes las presentes que hablaron públicamente externaron su admiración.

“Respaldamos al presidente Daniel Ortega Saavedra en la lucha nacional e internacional portando la antorcha que encendiera Sandino hacia la luz de la libertad y la emancipación política y económica”, contiene el manifiesto.

Mujeres reclaman cuota

A renglón seguido establece: “Respaldamos a la compañera Rosario Murillo, quien desde su lugar en el FSLN y al lado del comandante Daniel Ortega ha enarbolado la bandera de la equidad de género y la justicia social”.

En el congreso, las mujeres también reclamaron el cumplimento de las cuotas de poder, de 50 por ciento para los hombres y 50 por ciento para las féminas.

Los compromisos adquiridos ayer, dijeron, “no son de papel, hay trabajo arduo en distritos, comunidades, municipios”. “Nos comprometemos a seguir trabajando y a mantener al comandante Daniel en el 2011”, repitieron al final de la proclama.

En este congreso se ordenó la realización de asambleas sandinistas en todas las instituciones. La mesa principal estuvo presidida por la secretaria adjunta de Managua, Yara Pérez, también intendente de la Propiedad y por la alcaldesa de Managua, Daysi Torres.

PLC alerta maniobra de Ortega

Al atardecer de ayer el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), a través de su vocero Leonel Téller Sánchez, denunció que el Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra, pretende reelegirse de la misma manera que logró el actual Presidente de Costa Rica, Oscar Arias.

El Presidente Ortega y su partido, el oficialista FSLN, no logró de manera institucional los 56 votos en la Asamblea Nacional que requiere la Constitución Política de Nicaragua para asegurar su reelección presidencial.

En vista del fracaso ahora pretende su objetivo mediante una ley ordinaria que cambiaría el quórum que se requiere en la Corte Suprema de Justicia.

El Presidente Oscar Arias de Costa Rica también intentó una reforma constitucional para su reelección presidencial a través del legislativo, pero no logró su objetivo y trasladó sus esfuerzos a la poderosa Sala 4 constitucional, misma que falló favorablemente y revocó la reforma de 1969 que impedía la reelección.