•  |
  •  |
  • END

El fundador de la Policía Nacional y vicesecretario del FSLN, comandante Tomás Borge, opinó que las policías no pueden “meterse en actividades político-partidarias” cuando están en ejercicio de sus funciones, pero “sí tienen derecho a tener expresiones políticas” como cualquier otro ciudadano.

En contraste, el presidente de la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional, José Pallais Arana, dijo que “lo menos que puede hacer” la directora general de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera Sacasa, “es sancionar conforme a la ley” a las jefas policiales que participaron el domingo en un acto político-partidario del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN.

Lamentable

Organizaciones de derechos humanos y de la sociedad civil consideraron lamentable y decepcionante el papel político partidario que altos mandos de la Policía Nacional confiesan jugar, lo que deja entredicho el profesionalismo y la imparcialidad de una institución destinada a la seguridad ciudadana.

Luisa Molina, Vocera de la Coordinadora Civil, indicó que les preocupa la falta de institucionalidad, la ausencia de respeto y también la división en los poderes del Estado, lo que violenta la Constitución de la República.

Obedecer al partido o a la institución

Molina señaló que no están en contra de que alguien tenga su opción partidaria, pues es un derecho de todo nicaragüense, pero lo importante no es la opción ideológica, sino el respeto a la institucionalidad, tal como corresponde.

Contrasta que el año pasado, frente al Ministerio Público, y también el pasado ocho de agosto, “nos agredieron, nos lanzaron bolsas con agua sucia. Nos estaban golpeando y ellos -–los policías-— sólo se quedaron viendo de largo. Eso ocurre cuando se sobrevalora una posición partidaria. Entonces difícilmente se cumplirá con el rol al que se está destinado”, expresó la vocera de la Coordinadora.

“Sería hipocresía” hacer lo contrario

Para el procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas, que funcionarios en cargos directivos de la Policía Nacional aleguen representar a su institución en actividades del partido de gobierno que piden la reelección del mandatario Daniel Ortega, “no tiene nada de reprochable”.

“La Constitución permite que cualquiera participe en actividades partidarias. Sería una hipocresía que no lo hiciera”, dijo.

¿Qué dice la Constitución?

Por su parte, Gonzalo Carrión, Director del Área Jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, el problema es ¿cómo se puede confiar en esos policías cuando se va a denunciar a gente vinculada al partido en el poder”?
“No nos extraña por qué algunas víctimas son revictimizadas y son boleadas en las instituciones. Mejor ejemplo está en las denuncias de agresiones realizadas por los grupos de choque del partido en el poder, ninguna de éstas tiene detenidos, mientras la Policía no ha tomado medidas contundentes contra los agentes que faltan a su misión, ni conocemos una resolución de Asuntos Internos”, expresó.

Señaló que el artículo 97 de la Constitución, por la naturaleza de la institución, señala explícitamente que la Policía Nacional “es profesional, apolítica, apartidista, obediente y no deliberante. La Policía Nacional se regirá en estricto apego a la Constitución Política, a la que resguardará respeto y obediencia”.

Granera debe aclarar

Marcos Carmona, Director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, dijo lamentar que altos mandos y miembros de la Policía Nacional oficialmente digan representar a su institución en actividades partidarias.

“Sería importante que la primera comisionada Aminta Granera, jefa de la Policía, defina el papel de su institución y su posición en cuanto a sus funcionarios. Si éstos fueron a título personal o en su representación”, reprochó.


(Con la colaboración de Ary Neil Pantoja)