Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

El diputado Salvador Talavera Alaniz presentó ayer una iniciativa denominada Ley de Personas Jurídicas sin Fines de Lucro, con el objetivo de terminar con lo que considera confusión, pues actualmente se aprueban personalidades jurídicas a muchas asociaciones u organismos de índole cristiana que luego aparecen con actividades totalmente contrarias a su naturaleza.

Talavera refirió que con su propuesta de ley se pretende definir y delimitar exactamente el carácter y actividades de las organizaciones sin fines de lucro, principalmente aquellas de orientación cristiana.

Por otra parte, también pretende limitar las acciones rectoras del Ministerio de Gobernación sobre estas organizaciones y para ello en la iniciativa, Talavera propone la creación de un “Instituto de Registro y Control de Personas Jurídicas Sin Fines de Lucro y Organismos No Gubernamentales de Desarrollo”.

Funciones de instituto

Según Talavera, esto evitaría los “abusos del Ministerio de Gobernación, pues representantes de distintas ONG y asociaciones se han quejado de las multas que le impone esta instancia gubernamental de control”. El legislador dijo que el instituto estaría dirigido por una persona nombrada directamente por el Poder Ejecutivo y estaría integrada por otras entidades gubernamentales y representantes de las mismas ONG.

“El instituto gozará de autonomía administrativa, técnica y funcional y estará dirigido por un director nombrado por el Presidente de la República y estará asesorado por un Consejo Asesor integrado por al menos cinco representantes designados por las asociaciones y ONG de las personas más representativas inscritas en el instituto”, se lee en el artículo 18 de la propuesta.

Talavera recalcó que todas estas disposiciones se aplicarán única y exclusivamente a aquellas organizaciones, asociaciones o fundaciones sin fines de lucro debidamente acreditadas, para lo cual deberán cumplir con los requisitos establecidos en la legislación, pues su personalidad jurídica no dependerá de una aprobación de la Asamblea Nacional, como lo establece la ley vigente.