Ary Pantoja y Mauricio Miranda
  •  |
  •  |
  • END

A través de la propuesta de reforma tributaria, el gobierno pretende establecer nuevos impuestos e incluso modificar el régimen de tasa fija para aquellos pequeños comercios como las pulperías, a los que impondrá una tabla en dependencia de las ganancias que obtengan.

Por ejemplo, el dueño de una pulpería que registre una venta de entre 10 mil y 15 mil córdobas mensuales pagará 2, 500 córdobas de impuesto; de 15 mil a 30 mil, pagará cinco mil córdobas; de 30 mil a 45 mil, pagará 7,500 córdobas, y de 45 mil a 60 mil córdobas en ventas, pagará 10 mil córdobas de impuesto, según expresó el diputado Wilfredo Navarro luego de escuchar la exposición del ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Guevara, sobre la propuesta de reforma tributaria.

Según Navarro, el gobierno también pretende establecer un impuesto del uno por ciento a los comercios por uso de la tarjeta de crédito. “Es decir que por cada vez que un cliente vaya a pagar a un comercio por un bien o un servicio y haga el pago con su tarjeta de crédito, al dueño del comercio le van a retener el uno por ciento, esto va a redundar inevitablemente en un aumento de los precios que se lo van a trasladar al consumidor”, explicó Navarro.

Ministro le llama “retención”

Por su parte, el ministro de Hacienda, Alberto Guevara, admitió lo del uno por ciento por el uso de la tarjeta de crédito, sin embargo, alegó que se trata de “una retención” del Impuesto sobre la Renta y no de un impuesto adicional.

El ministro aseguró que todas las sugerencias de los sectores –-incluyendo el Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep-- consultados durante el proceso de “concertación tributaria” fueron incorporadas en la propuesta gubernamental.

Guevara dijo que el gobierno flexibilizó algunas de las medidas impositivas, entre ellas, la de la retención del cinco por ciento del valor de bienes en bolsa (de valores), la cual, según dijo, se podría bajar a un rango que oscila entre el dos y 2.5 por ciento, aunque aclaró que corresponde a los diputados aprobar la tasa impositiva una vez que el gobierno presente la iniciativa de ley.

También dijo que se podría reducir del tres al 2.5 por ciento el impuesto sobre los ingresos brutos producto de las ventas, el cual actualmente es del uno por ciento.

En cuanto a las proyecciones de recaudación para el año 2010 producto de la nueva ley tributaria, el ministro Guevara dijo que el gobierno pretendía un incremento del 2.4 por ciento; sin embargo, explicó que ahora tendrán que redefinir esas proyecciones y dividirlas en dos años.

“Hablamos de un proceso en el que se va a aplicar un principio de gradualidad. Para 2010 esperaríamos a recaudar el uno por ciento –-aproximadamente 1,200 millones de córdobas--, y para 2011, el 0.5 por ciento”, expresó Guevara.

Estas cifras, sin embargo, demuestran que el gobierno no podrá cumplir con las metas de recaudación que inicialmente eran del 2.4 por ciento. Guevara anunció que antes del 15 de octubre el Ejecutivo presentará ante la Primera Secretaría del Parlamento la iniciativa de ley de reforma tributaria.

Recaudador de impuestos implora a Dios
Walter Porras, Director General de Ingresos, admitió que “no le puedo decir cómo vamos a cerrar” el año 2009 con la recaudaciones, y dijo que “hay que pedirle a Dios” para que los diputados aprueben la reforma tributaria que ya se encuentra en el seno de la Asamblea Nacional.

“No le puedo decir cómo vamos a cerrar, pero sí le puedo decir que gracias a Dios, después del 30 de septiembre seguimos sobrecumpliendo en la DGI”, afirmó Porras al ser consultado la tarde de ayer por EL NUEVO DIARIO.

El funcionario reconoció que “desafortunadamente las recaudaciones han bajado, entonces la recaudación nacional ha disminuido. Pero lo que es la DGI, va cumpliendo”.

Por otro lado, Porras afirmó que “hay que pedirle a Dios que ilumine a los diputados para que aprueben esa reforma tributaria que es para favorecer al pueblo”.