Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

Más allá de las millonarias reducciones a las instituciones que deben financiar el agro nicaragüense, los diputados de la Comisión Económica dejaron ayer las manos libres al Ministerio de Hacienda y Crédito Público para controlar de manera discrecional las donaciones y préstamos futuros que entren al erario, al firmar el dictamen de reforma al presupuesto 2009.

En el artículo 13 del anteproyecto de ley de reforma “se autoriza al Ministerio de Hacienda y Crédito Público  a incorporar  al Presupuesto General de  Egresos 2009, mediante crédito presupuestario adicional  a los organismos, así como su respectiva fuente de financiamiento, los recursos a ser ejecutados provenientes de desembolsos de préstamos internacionales debidamente aprobados por la Asamblea Nacional y destinados a programas y/o proyectos, y cuyos montos no figuren en el ejercicio presupuestario vigente”.

En el mencionado artículo se agrega que “igual procedimiento de incorporación se aplicará a las operaciones de donaciones externas regidas a través de convenios de cooperación. Estas incorporaciones de desembolsos de préstamos y de donaciones serán por un monto equivalente al uno por ciento del Presupuesto General de Egresos 2009 aprobado en el artículo diez de la Ley N° 696, Ley de Modificación a la Ley Anual de Presupuesto General de la República 2009”.

“No daré cheque en blanco”

El diputado Salvador Talavera, miembro de la Comisión Económica, no firmó el dictamen precisamente por este detalle. “Quieren que le demos un cheque en blanco al ministro de Hacienda (Alberto Guevara) para que haga con ese dinero quién sabe qué, y yo no voy a ser partícipe de eso”, expresó Talavera.

Talavera se reunirá hoy con los diputados del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Francisco Aguirre Sacasa, Wilfredo Navarro, Oscar Moncada y Freddy Torres, miembros de la Comisión Económica, para redactar un voto razonado contra el dictamen.

Es la segunda ocasión en que el Ejecutivo establece en una reforma presupuestaria mecanismos para manejar dinero con toda discrecionalidad, pues en la reforma anterior aprobada en el Parlamento, se dejó libre al Ministerio de Hacienda para emitir y colocar bonos del Tesoro de la República por más de dos mil millones de córdobas en caso que fuese necesario, lo que significó dar la facultad discrecional a esta entidad para endeudar más al país.