Edgard Barberena
  •  |
  •  |
  • END

El presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, monseñor Leopoldo Brenes, agradeció ayer al papa Benedicto XVI por haberlo designado como miembro de la Comisión Pontificia para América Latina.

Brenes, uno de los 12 obispos latinoamericanos designados por la máxima autoridad católica del mundo, dijo que esa comisión es importante para la Iglesia en América Latina, ya que él es el único centroamericano que fue nombrado en ese equipo de asesores.

Dijo que el objetivo de la comisión será estudiar los problemas doctrinales, pastorales y todos aquellos temas que el Papa quiera sugerir para ser estudiados, “para que luego le podamos presentar algunas opciones, lo que es una responsabilidad muy grande”.

Brenes actualmente es el presidente del Secretariado Episcopal de América Central, Sedac, y también brinda un servicio a nivel del Consejo Episcopal Latinoamericano, Celam, y también le han encomendado coordinar una comisión de familia, vida y juventud junto con otros tres obispos.

“Siempre he estado en la disponibilidad si el Señor me llama; él me da las fuerzas para llevar adelante esto”, acotó el también arzobispo de Managua.