•  |
  •  |
  • END

Una vez más el telón legislativo se correrá hoy cuando los diputados del Frente Sandinista intenten conseguir los 47 votos necesarios para aprobar la última reforma presupuestaria del año, mientras los diputados de la oposición harán su parte “tratando de evitar” el quórum de ley para sesionar.

El panorama no es muy difícil de descifrar. El Frente Sandinista y sus 38 diputados “presionarán” a sus socios legislativos de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, Carlos García, Francisco Jarquín, Ramón Macías, Ramiro Silva y Alejandro Ruiz para que se registren en la pizarra electrónica; aunque Silva y Ruiz firmaron el dictamen de reforma al presupuesto 2009 en su calidad de miembros de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto, por lo que no se vislumbra una oposición de su parte.

La caja de sorpresas

Los otros aliados del Frente Sandinista, Mario Valle Dávila, Juan Ramón Jiménez, Guillermo Osorno, Carlos Olivas Montiel y Ana Julia Balladares -–los tres últimos “disidentes” del Partido Liberal Constitucionalista, PLC-- completan el elenco de 48 diputados, con lo que se garantiza la aprobación de la iniciativa presidencial que cercena 1,219 millones de córdobas más al Presupuesto 2009.

Ayer, los miembros del Comité Ejecutivo Nacional, CEN, del PLC juraron hasta con los dedos de los pies que los diputados de esta bancada no harán quórum, sin embargo, al completar los 47 diputados, los legisladores del PLC y de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, siempre terminan registrándose y participando de las sesiones.

Otro tanto hacen los tres diputados del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Víctor Hugo Tinoco Fonseca y Enrique Sáenz Navarrete, y Mónica Baltodano Marcenado, del Rescate, quienes, seguramente, harán alguna propuesta para intentar cambiar un poco el dictamen, pero que inevitablemente enfrentará a la aplanadora oficialista.

De los 1,219 millones de córdobas que se recortarán al presupuesto, 613 millones corresponden a gastos, y de éstos, casi la totalidad (el 99.9 por ciento) de la reducción será en gastos de capital, es decir, la inversión pública.

¿Fórmulas mágicas?

Mientras tanto, el diputado Eduardo Montealegre Rivas, de la BDN, anunció la presentación de algunas mociones durante la discusión y aprobación de la reforma presupuestaria, lo que hace suponer que los diputados de esta bancada asistirán a la sesión prevista para hoy.

Según Montealegre, las mociones que presentarán en el plenario serán con el fin de reducir los gastos burocráticos y devolverlos a los gastos de capital.

“En 2006 por cada córdoba o dólar de inversión de capital se gastaba 1.58 (córdoba o dólar) en gastos burocráticos; hoy en día la relación, en base a esta última reforma presupuestaria, está que por cada córdoba o dólar en gasto de capital, se gasta más o menos 3.3 (córdobas o dólares) en gastos corrientes, lo que quiere decir que se ha aumentado significativamente el gasto burocrático”, explicó el diputado y ex ministro de Hacienda.