•  |
  •  |
  • END

El ex ministro de la Presidencia, Antonio Lacayo, considera que el presidente Daniel Ortega se ha convertido en una especie de “rehén” de su homólogo venezolano Hugo Chávez Frías, algo que, según Lacayo, no habría ocurrido si Ortega hubiese ganado las elecciones nacionales de 2001.

Ese año, en medio la campaña electoral y las altas posibilidades de triunfo del Frente Sandinista, el entonces candidato presidencial Daniel Ortega le ofreció a Lacayo el Ministerio de Relaciones Exteriores, pero el electorado le dijo “no” al Frente Sandinista y la oferta quedó en eso nada más.

Pero ¿por qué Antonio Lacayo, un crítico del Frente Sandinista, querría ser el canciller de un gobierno encabezado por Ortega?
“Es que en la forma en que me lo propuso el candidato Ortega, no me lo propuso como que iba a ser un gobierno sandinista. En aquel momento él tuvo, diría yo, rachas de lucidez y me dijo que ni un gobierno liberal ni un gobierno sandinista iban a poder sacar a este país del hoyo y que (por tanto) se necesitaba un gobierno nacional”, expresó Lacayo.

¿Lapso o verdad?

Recordó que en aquel momento, el hoy presidente Ortega le planteó la necesidad “de conformar un gobierno con representación de todos los sectores, excepto, me dijo él, en frente del general (Álvaro) Baltodano, gente de este señor (Arnoldo) Alemán, porque a lo que vino este señor fue a querer revivir el somocismo. Eso me lo dijo Daniel en la campaña electoral de 2001”.

En 2006, las cosas fueron distintas y Ortega no le hizo a Lacayo la misma propuesta que en 2001. Según el ex ministro de la Presidencia, Ortega “cambió y cayó en el mismo vicio de la vida fácil con un padrino, que antes (en los 80) fue la Unión Soviética, y ahora le apareció el padrino (Hugo) Chávez”.

Lacayo recordó que en 2001 “el padrino Chávez no existía, porque el precio del petróleo estaba en 12 ó 15 dólares, entonces Chávez era uno más, pero en 2006 Chávez ya es el hombre más rico de América Latina, porque cuando vamos a elecciones el petróleo tiene 17 meses de estar arriba de 60 dólares y Chávez ya es un poder dispuesto a gastar esos reales fuera de Venezuela en cualquier aventura política”.

A Lacayo no le cabe duda de que Chávez financió la campaña electoral de Ortega en 2006. “Daniel Ortega no creía mucho en Chávez y cuando está en campaña cae en la conclusión de que es con Chávez que puede salvarse”, expresa.

¿Chávez financió la campaña de Ortega?, preguntó EL NUEVO DIARIO a Lacayo, a lo que respondió inmediatamente: “Yo creo que sí, en buena parte, y creo que los cubanos le dijeron (a Daniel Ortega) pegátele a éste, que es el que nos tiene vivos a nosotros”.