•  |
  •  |
  • END

Con la presencia de políticos y funcionarios públicos de tendencia liberal se reinauguró ayer radio La Poderosa, clausurada hace siete años por el gobierno del presidente Enrique Bolaños Geyer.

Personajes como el ex presidente Arnoldo Alemán expresaron su respaldo al nuevo director de la radio, Emilio Núñez, que también es funcionario de “Trinchera de la noticia”. En una parte de su discurso, Alemán manifestó que “no va caer maná del cielo, pero vamos a darte, Emilio, lo que sea necesario para mantener la democracia de esta radio”, dijo.

Pese al destacado respaldo de los liberales, Núñez aseguró que La Poderosa será un medio democrático y comercial, y que cuando algún funcionario esté fallando, auque éste sea liberal será criticado y señalado en esa radio.

Vigilancia canina

Sarcásticamente, muchos pensaron que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, también llegaría a la celebración de reapertura, ya que había vigilancia canina rodeando la zona. Sin embargo, los invitados fueron el fiscal general Julio Centeno Gómez; el contralor Lino Hernández; el magistrado del Consejo Supremo Electoral Luis Benavides, diputados liberales y directivos del Partido Liberal Constitucionalista, PLC.

La cinta inaugural color rojo fue cortada por Núñez en compañía del ex presidente Alemán y el presidente del PLC, Jorge Castillo Quant, uno en cada extremo.

El director de la radio recordó que fue durante el primer año de gobierno de Enrique Bolaños cuando éste mandó a cancelar su frecuencia.

Núñez relata que los programas informativos de La Poderosa revelaban en ese entonces que el presidente Bolaños estaba haciendo despidos injustificados desde que comenzó su mandato, entonces no soportó que le criticaran sus errores y mandó a cancelar la radio.

Los presentes celebraron la reinauguración de La Poderosa brindando en copas con champaña y vino rojo, mientras uno de ellos gritó: “Ahora el que mandó a callar está mudo”, en alusión a Bolaños.

Radio La Poderosa estará oficialmente funcionando después del 15 octubre, debido a que aún faltan algunos ajustes técnicos.