•  |
  •  |
  • END

Dr. Danilo Aguirre
Director
EL NUEVO DIARIO

Por este medio me dirijo a usted, consternado por el enfoque dado a la noticia publicada el día 10 de octubre de 2009, sobre el Museo de la Victoria; al respecto, el día 08 de octubre fui entrevistado por la periodista Matilde Córdoba, en dicho artículo utiliza mis declaraciones de una forma que considero no refleja correctamente mi postura.

Es por este motivo que me veo en la obligación de solicitarle publique la siguiente declaración con el mismo despliegue de la noticia en mención. Durante la entrevista afirmé que este Museo de la Victoria no lo conocía, que no más lo había visto de pasada por la carretera, por lo tanto, no podía expresar aspectos que tengan que ver con los contenidos de dicho museo, por otro lado, cuando hablé de la cuestión de ética, mis palabras estaban referidas a una pregunta personal que la periodista me hiciera y no referidas al museo, mi intervención fue desde el punto de vista como artista y profesional acerca del muralismo.

En su artículo, la periodista lo que hizo fue tomar algunas expresiones y conceptos planteados por mi persona en un contexto meramente técnico de la epistemología y función del muralismo a lo largo de la historia de la humanidad, descontextualizando mis declaraciones y llevándolas hacia un cuestionamiento que yo no he expresado sobre contenidos en el diseño del museo, eso, como le dije, sin más preámbulos, es responsabilidad de su autor.

Esta descontextualización de lo versado por mí, me atribuye una posición política que en ningún momento expresé, por mi parte, siempre he tenido el cuidado de no tomar posicionamientos públicos acerca de las tendencias políticas del país, siempre he sido reservado en estas cosas, la razón por la que accedí a la entrevista fue para hacer las referencias técnicas y conceptuales del quehacer muralista en Nicaragua.

En el artículo sobre el museo priva el sensacionalismo periodístico al hacer alusión al relato histórico que realicé sobre el contenido de los relieves del templo de la música para contrastarlo con un supuesto anacronismo en el museo, en lugar de destacar el reconocimiento que hice a la labor de la actual administración de la Comuna Capitalina en la Restauración, técnicamente apropiada, que por primera vez se ha realizado de los monumentos del casco urbano.

Por otro lado mi intervención no la realicé bajo mi envestidura como vicedecano de la Facultad de Arquitectura de la UNI, sino a título personal como artista especialista del muralismo, con la intención de colaborar y de educar sobre el tema (...)

Atentamente.
Arq. Federico Matus Vega.

Respuesta de la redactora
Estimado arquitecto Matus:

No comprendo su consternación, pues cuando usted accedió a atenderme sabía que yo quería abordar el tema del “Mural a la Victoria Sandinista”, cuyos trabajos tenía este diario dos días de estar publicando.

Tiene usted razón cuando dice que expresó su punto de vista como artista sobre el muralismo. Así lo escribí yo en la nota informativa: “El que diseña un mural, sobre todo de hechos históricos, debe tener la responsabilidad de plantear los hechos tal como son, tal como sucedieron’, sostiene Matus, quien advierte que los murales representan el criterio, ideología, formación profesional y la ética del artista”.

En ninguna parte de la nota usted hace referencias políticas, quien las hace es el comandante Tomás Borge.

Lo que cataloga como “sensacionalismo periodístico” no es más que el ejemplo que usted me dio de ética y que yo plasmé tal cual. La entrevista grabada puede encontrarla en la página web del periódico www.end.com.ni. En el minuto 9:31 usted afirma que el citado museo es “un collage fotográfico con una función más propagandística que ideológica”.

En el 14:15 me dice que no se explica por qué “no se aprovecha a los elementos preparados” y no reconoce la “labor de la actual administración de la Comuna Capitalina en la Restauración, técnicamente apropiada”, pues sólo dijo que el año próximo viene un italiano para llevar a cabo un proyecto.

En los siguientes minutos me habló de ética y específicamente del mural, al que desmenuzó luego de haber visto las fotografías que le mostré. Fue usted tan gentil que para que yo comprendiese, me mostró fotografías de un mural que hizo en Lafise y explicó uno a uno las características de los verdaderos murales, ésos de los que hablé en la nota informativa.

Finalmente le recuerdo que no puede usted desligarse de su cargo. Como académico sabe que entre más méritos, las opiniones pesan más. Algo más: los periodistas no reconocemos “virtudes, valores y buenas acciones” de nuestros “adversarios”. Simplemente informamos y para hacerlo mejor recurrimos a especialistas como usted.