Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

Los últimos problemas que ha enfrentado el Frente Sandinista para conseguir los 47 diputados que le garanticen el quórum de ley para sesionar han llevado al jefe de la bancada gubernamental, Edwin Castro Rivera, a realizar un intenso cabildeo entre sus aliados, por lo que ayer inició una serie de reuniones con los legisladores de la Bancada de Unidad Nicaragüense, BUN.

Castro dijo que es parte de su trabajo reunirse con los diputados de las diversas bancadas incluyendo la del Partido Liberal Constitucionalista, PLC. Al salir de la reunión con los miembros de la BUN, dijo que se reuniría con el primer secretario del Parlamento, Wilfredo Navarro, aunque se negó de confirmar si esos encuentros son con el objetivo de pedir el apoyo de sus colegas para la iniciativa de reforma tributaria y la aprobación del presupuesto 2010.

Castro dijo que también se reunirá con los diputados de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, pese a que hasta el momento éstos han garantizado su presencia en las sesiones legislativas.

El martes pasado, el FSLN tuvo problemas para constituir el quórum para aprobar la última reforma presupuestaria de 2009, pues a Castro le llevó un tiempo convencer a los diputados de la BUN, Carlos Olivas Montiel y Guillermo Osorno Molina, quienes después de 40 minutos de conversaciones se integraron a la sesión.

Castro insistió en que es su trabajo conversar con todos los diputados, aunque el día martes fue notoria su cara de preocupación y las múltiples llamadas que debió hacer desde su teléfono celular para convencer a sus aliados de asistir a la sesión.

Subirán techo

Acerca de la reforma tributaria, Castro dijo que podría haber modificaciones a la propuesta que presente el Ejecutivo. Uno de esos cambios, señaló, será elevar el techo salarial propuesto por el gobierno para exonerar del Impuesto sobre la Renta, IR, de 75 mil córdobas al año, a 100 mil córdobas.

Castro enfatizó en que es una exigencia del Fondo Monetario Internacional, FMI, aprobar la reforma tributaria antes que concluya el año 2009 para continuar dentro del programa económico y así garantizar el desembolso de un poco más de 60 millones de dólares que están pendientes.