elnuevodiario.com.ni
  •   SAN SALVADOR  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los países centroamericanos y República Dominicana perderán este año 470.000 empleos debido al impacto de la crisis ecónomica mundial, según un informe divulgado ayer por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), entre otras entidades. "Se estima que la pérdida de puestos de trabajo en el 2009 alcanzará a cerca de 470.000 personas", consigna el III Informe sobre Mercado Laboral de Centroamérica y República Dominicana, el cual no hace referencia al impacto generado por la crisis política interna que vive Honduras.

Además de los empleos perdidos, las economías de la región dejaron de generar 290.000 nuevos empleos este año, revela el informe elaborado por la OIT, el Sistema de la Integración Centroamericana (Sica) y el Programa Regional FOIL con el apoyo financiero de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

Centroamérica y República Dominicana, con 49 millones de habitantes y una población ocupada de 20 millones, afronta una "desaceleración" económica a causa de su alta dependencia de los flujos de comercio internacional, de la inversión extranjera directa, las remesas y el turismo, indica el informe.

Según estimaciones del Sica, al cierre del ejercicio, las remesas caerán un 10% y el turismo un 7%. "Es de esperar, por consiguiente, que la insuficiente generación de trabajo no podrá responder adecuadamente al crecimiento de la oferta laboral, provocando un incremento de los niveles de desempleo y subempleo" en economías que no cuentan con sistemas de protección social de amplia cobertura ni con mecanismos de protección contra el desempleo, advierte el estudio.

El informe lamenta que, por la "drástica reducción" del PIB per cápita, "en muy corto tiempo" se retrocedió en "todos los avances" que se habían logrado en la lucha contra el desempleo, la baja calidad de los puestos de trabajo y la pobreza durante la última década.

Menores oportunidades laborales para las mujeres
Por otro lado, el documento señala que las mujeres tienen menores oportunidades de empleo que los hombres en la región, donde hay unos 20 millones de trabajadores, casi el 60% de las personas en edad de trabajar, con "poca calificación". El 38% de los trabajadores de la región no terminó la educación primaria y las mujeres ganan menos que los hombres en todos los sectores, principalmente en el manufacturero, y sus posibilidades se frenan porque muchas tienen que cumplir una "doble jornada": un empleo remunerado y las tareas del hogar.

El informe establece que de la fuerza laboral, el 61,9% son hombres y el 38,1% mujeres, lo que refleja "la mayor propensión de los hombres a intervenir en el mercado de trabajo". La participación laboral femenina es mayor en República Dominicana (45,6%), seguida de Guatemala (44,7%) Panamá (43,3%), Costa Rica (41,6%), El Salvador (41,3%), Nicaragua (38,5%) y Honduras (36%).

El estudio fue divulgado hoy en San Salvador por la ministra salvadoreña de Trabajo, Victoria Velásquez, el director regional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Virgilio Levaggi, y el coordinador de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Juan Pita, entre otros funcionarios.