•  |
  •  |
  • END

El presidente Daniel Ortega insinuó ayer, durante la VII Cumbre del ALBA, que el gobierno de Costa Rica colaboró con el golpe de Estado en Honduras al “coordinar el vuelo” desde la base de Palmerola que sacó de Honduras al depuesto presidente Manuel Zelaya; mientras, por otro lado, culpó al “capitalismo global” por la reforma tributaria y la tercera reforma al Presupuesto General de la República de 2009 que impulsó su gobierno.

“Allí están las pruebas que (el avión que sacó al presidente depuesto Manuel Zelaya) sale de Palmerola y se coordina con Costa Rica. Había un plan de vuelo concertado con Costa Rica”, dijo Ortega, cuando se refirió a la situación que atraviesa Honduras, más de tres meses después del golpe de Estado.

Ortega criticó nuevamente las acciones que en su momento realizó el mandatario de Costa Rica, Óscar Arias, para lograr restablecer el orden político en Honduras, sirviendo como mediador entre las autoridades depuestas y las de facto.

“Yo no veo ajeno en esto al gobierno de Costa Rica en cuanto a prestarse a recepcionar al presidente Zelaya y luego prestarse a una supuesta solución del conflicto que en la práctica está destinada a darle tiempo a los golpistas”, señaló.

Resistencia hondureña busca armarse

Según informes de prensa, el presidente Daniel Ortega advirtió, durante la VII Cumbre del ALBA, que hay preocupación en Centroamérica porque la “resistencia hondureña” busca armas y centros de entrenamiento en Nicaragua, Guatemala y El Salvador, y así se lo habría informado semanas atrás al subsecretario de Estado de Estados Unidos para América Latina, Tomas Shannon.

“Existe una gran preocupación en la región (centroamericana) porque de la resistencia hondureña están viniendo y están buscando armas (...) están buscando campos de entrenamiento, (Estados Unidos) tienen que saberlo”, dijo Ortega a sus colegas que participan en la cumbre del ALBA en la ciudad boliviana de Cochabamba.

Olvida verdaderas causas

El mandatario también insistió en culpar al “capitalismo global” por los problemas económicos del país. Mencionó la sequía --que en el pasado minimizó aduciendo que la cosecha de primera fue “muy buena”--; la reforma tributaria y la tercera reforma al Presupuesto General de la República, esta última aprobada la semana pasada.

“Todos los problemas están directamente relacionados al modelo impuesto por el capitalismo del mundo”, dijo.

“Estábamos trabajando el tema de la sequía, reforma tributaria y recorte presupuestario. (Esto) es resultado de lo que comete el capitalismo global, en su política desenfrenada de acumulación de riqueza; son ellos los que nos han obligado a recortar presupuesto, a dimensionar nuestro programa, por una crisis que ellos mismos han provocado”, prosiguió.

Sin embargo, la tercera reforma presupuestaria se aprobó porque las recaudaciones cayeron y porque el gobierno no cuenta con la cooperación líquida que entregaba la Comisión Europea y que fue retirada por las irregularidades ocurridas en las elecciones municipales de noviembre de 2008.

Ortega también promovió ante los demás miembros de la Alternativa Bolivariana para las Américas, ALBA, un proyecto elaborado desde su primera administración, en la década de los 80.

El proyecto consiste en utilizar el agua del Lago Cocibolca “para irrigar todo el Pacífico y llevar agua a las comunidades”.