•  |
  •  |
  • END

El obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez, defendió ayer la labor del Obispo de Estelí, monseñor Juan Abelardo Mata Guevara, a favor de la unidad liberal, aduciendo que “colabora con la paz y el futuro de Nicaragua”.

Consultado ayer, luego de terminar la misa dominical, sobre la función de Mata en pro de la unificación de las dos facciones liberales, Báez insistió en que “no es la postura de toda la Conferencia Episcopal”, y que el obispo esteliano lo hace en calidad personal.

“Monseñor José Abelardo Mata está realizando esta obra con la conciencia de que está colaborando a la paz y al futuro de Nicaragua”, dijo Báez.

“Es a título personal y nosotros creemos en su buena conciencia. Rogamos al Señor y le pedimos sabiduría para que le ayude. No es la postura de toda la Conferencia (Episcopal), lo hace a título personal con la clara conciencia de que está abonando para la paz en Nicaragua”, agregó.

Mata ha sido fuertemente criticado porque públicamente participa en las conversaciones entre los dirigentes del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y el Movimiento “Vamos con Eduardo”. El presidente Daniel Ortega es uno de los que ha criticado la postura de Mata.

“Hay algunos señores obispos de militancia liberal. Son liberales, son PLC, que lo digan tranquilamente y agarren el carné del PLC, porque ellos están peleando por la unidad del PLC y están llamando en los periódicos a la unidad del PLC (…) Ese obispo no puede pastorear todo el rebaño, puede pastorear el del PLC”, criticó Ortega.

Recientemente el papa Benedicto XVI llamó a los curas a no inmiscuirse en conflictos político partidarios. “Los sacerdotes deben permanecer apartados de un compromiso personal con la política, a fin de favorecer la unidad y la comunión de todos los fieles, y así podrán ser una referencia para todos”, señaló en su discurso el Papa publicado en Zenit, una página del Vaticano.

En temas económicos, Báez dijo que la Conferencia Episcopal está analizando la propuesta de reforma tributaria presentada por el gobierno ante el Parlamento, pero que no “darán respuestas técnicas”. Lo ideal, considera, es que la reforma “no aumente la miseria, el desempleo y desfavorezca a las clases más pobres”.