•  |
  •  |
  • END

La clase media nicaragüense va en vías de desaparecer, mientras la inversión privada –-nacional y extranjera-- podría abandonar el país el próximo año, advirtió ayer el diputado liberal y miembro de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, Francisco Aguirre Sacasa, luego de analizar la propuesta de Ley de Concertación Tributaria, presentada la semana pasada por el Ejecutivo.

A propósito, Aguirre dijo que la iniciativa de ley “no tiene nada de concertada”, pues asegura que el gobierno no consultó el contenido de la misma. “No hay concertación. No ha sido concertada con el sector empresarial privado ni con los banqueros, con ningún sector”, expresó.

Efecto contrario

Además de no consultada, Aguirre considera que la legislación fiscal que pretende impulsar el gobierno tiene el objetivo de “recuperar” 150 millones de dólares en recaudaciones tributarias de una economía que se encuentra “en cuidados intensivos y a punto de colapsar”. “Con eso lo que va a lograr el gobierno es que la inversión privada, nacional e internacional, se vaya del país”, expresó Aguirre.

Para el legislador, quien además fue presidente de la Comisión Económica del Parlamento, la Ley Tributaria tendrá el efecto contrario al esperado por el gobierno en el sentido de que, en lugar incrementar el ingreso a través de la recaudación, va a provocar el cierre del comercio y de las empresas, ocasionando el colapso de la economía nacional a todos sus niveles.

Puros discursos

Por otra parte, Aguirre señaló que la propuesta encierra falacias y hasta fantasías, en alusión al contenido de la exposición de motivos de la iniciativa de ley. Según el legislador, el gobierno habla de “independencia y soberanía económica”, es decir, que con la pretendida reforma, se procura hacer creer que el país dejará de depender de la cooperación internacional.

Al respecto, Aguirre le recordó al presidente Daniel Ortega, y en particular a su equipo económico, que ni siquiera Estados Unidos –-con una economía tan fuerte-- es independiente económicamente.

Además, el diputado liberal auguró que el próximo año la economía nicaragüense crecerá negativamente y que no habrá posibilidades de recuperación en el corto o mediano plazo.

Para Aguirre, la solución a la crisis económica del país es hacer un Estado más eficiente, eficaz y pequeño; que el presidente Ortega incorpore la cooperación venezolana al Presupuesto General de la República y busque un acercamiento con la comunidad donante para reactivar la cooperación.

Aunque apoya en parte la opinión del presidente de la Comisión Económica, Wálmaro Gutiérrez, de “redimensionar el Estado”, Aguirre no cree que el presidente Ortega esté pensando en despidos masivos de las instituciones del Estado, pues “los empleados públicos son votos garantizados” para el Frente Sandinista de cara a las elecciones nacionales de 2011.