•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El son del 'Gallo ennavajado' hace temblar los parlantes en lo que sería el inicio de la campaña por la reelección del presidente Daniel Ortega. La canción suena junto a otras que semejan una fiesta en algunas rotondas de Managua y en las calles adyacentes al Parlamento, en el centro histórico de la capital, donde el tránsito vehicular fue cerrado.

Lo triste es que la mayoría de los que celebran -no con mucho entusiasmo- son trabajadores de la Dirección General de Ingresos, DGI, de la Lotería Nacional, de la Empresa Portuaria Nacional, EPN, y del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, que participaban en la movilización convocada por organizaciones partidarias.

"Les arde que sigamos con Daniel" se leía en pancartas que portaban los seguidores de Ortega congregados cerca del Parlamento para expresar su respaldo a la decisión de los magistrados sandinistas en la Corte Suprema de Justicia. "No nos vamos a dejar quitar el poder de nadie", expresó un joven que agitaba una bandera con los colores rojo y negro del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, y azul y blanco de Nicaragua.

Las movilizaciones comenzaron pasado este mediodía en plenas horas laborales. "Nosotros vamos a salir a las calles a celebrar y a defender la resolución dada por la Corte Suprema de Justicia y aceptada por el Consejo Supremo Electoral", afirmó el sindicalista sandinista Gustavo Porras.

Magistrados sandinistas declararon ayer "inaplicable" el Arto. 147 de la Constitución que prohibía la reelección contínua del presidente y alcaldes, pero no de los diputados, lo que Ortega consideraba una desigualdad ante la ley. El fallo tiene antecedentes jurídicos en procesos semejantes en Costa Rica y Colombia, que permitieron la reelección de los actuales presidentes Oscar Arias y Alvaro Uribe, respectivamente, apuntó Porras.