•  |
  •  |

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra, manifestó esta noche que el fallo de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, firmado por seis magistrados sandinistas, y que le otorga vía libre a su reelección en los comicios presidenciales del año 2011, "es inapelable" y ya ha sido acatado por el Consejo Supremo Electoral, CSE.

Durante su discurso transmitido en cadena nacional, el mandatario se mofó y calificó de "chingastes" a sus adversarios, quienes no están de acuerdo con la resolución. "Hoy vimos en la mañana a todo el chingaste junto. Fue la reunión del chingastero", manifestó Ortega. "¿Porqué tanto alboroto de los adversarios?, ¿porqué negarle al pueblo el derecho a elegir o reelegir a una persona?", cuestionó el jefe de Estado, quien indicó que desde 1995 los únicos "castigados" por no poder ser reelectos son los alcaldes y presidentes del país, ya que los diputados y magistrados siempre han contado con ese derecho.

El mandatario solicitó a sus oponentes que "no se ahoguen en un vaso con agua", ya que será el pueblo el que eligirá en las elecciones del 2011. "Tengan un poquito de calma", sugirió en medio de los aplausos de sus seguidores congregados en la Casa de Los Pueblos.

Ortega minimizó la sentencia de los seis magistrados sandinistas y las reacciones que ésta provocó en diversas instituciones políticas y sociales del país, al abordarla como último punto de agenda durante su discurso, en el que se refirió principalmente a los aspectos debatidos en la VII Cumbre del ALBA, en Cochabamba, Bolivia, el viernes y sábado pasado.